4 actividades para niños de jardín de infantes

Las actividades lúdicas son muy importantes en una guardería porque ayudan a los niños a crecer divirtiéndose y socializando con sus compañeros.

El educador en los jardines de infancia tiene un papel fundamental en el crecimiento de un niño, por lo que es bueno proponer algunas tipos de juegos adecuadas, que sean capaces de estimular la creatividad y el intelecto de los más pequeños.
Seguramente, en los métodos de educación infantil, la juegos montessoriespecialmente diseñado para realizar actividades con niños útiles para el desarrollo de sus capacidades racionales, intuitivas, creativas y relacionales. En este artículo hemos decidido ofrecerte diez divertidos juegos para jugar en el guarderías.

1. Adivina el objeto misterioso

Entre los diversos actividades para proponer al jardín de infancia Para estimular la memoria táctil del niño, hemos decidido ofrecerte este divertido juego llamado «Adivina el objeto misterioso».
Para jugar necesitas: una bolsa con cordón, un paño, una caja, cuatro o cinco objetos de diferentes formas y materiales. Mejor si entre los objetos a adivinar también incluye uno o varios de los juguetes favoritos del niño.
Primero muestre al niño todos los objetos seleccionados para el juego, luego colóquelos dentro de una caja. En este punto dígale al niño que cierre los ojos y coloque uno de los objetos dentro de la bolsa; cubra los restantes con un paño.
Invita al pequeño a adivinar qué objeto se esconde dentro de la bolsa, permitiéndole explorar libremente con sus manos dentro y fuera de la bolsa.
Si el pequeño tiene dificultad para adivinar, dale algunas pistas, animándolo a pensar con algunas preguntas específicas, como: «¿Qué forma tiene la cosa escondida en la bolsa?». Una vez que haya adivinado el primer objeto, proceda gradualmente con los restantes.
Gracias a este juego, el niño mejorará su memoria táctil, desarrollará su capacidad intuitiva y aprenderá nuevas palabras.

2. Aprende los colores

Enseñando colores en la guardería. puede ser mucho más fácil de lo que piensas, especialmente si adoptas un método educativo divertido. Entre juegos de jardín de infantes con un tema cromático, este que te proponemos es sin duda muy efectivo.
Para esta actividad necesitas: seis tarjetas de colores (dos azules, dos rojas y dos amarillas), unas tijeras, una canasta o una caja. Recorta las tarjetas y haz tres rectángulos iguales para cada color, luego toma tres rectángulos de diferentes colores y colócalos en fila sobre una mesa. Pon el resto de las cartas en la basura.
En este punto, dígale al niño que quiere hacer coincidir los colores dentro del recipiente con los que están dispuestos en la mesa. Invítelo a tomar una tarjeta de la canasta y pídale que la coloque encima del color correspondiente.
Desde una edad temprana, los niños se sienten atraídos por los colores brillantes; algunos estudios muestran que a los recién nacidos les fascina mucho el rojo. Una vez que el niño es capaz de distinguir bien los tres colores primarios (rojo, amarillo y azul), también puedes introducir en el juego los secundarios: naranja, morado y verde.
Aprovecha también los diferentes momentos del día para involucrar a los más pequeños en juegos que pongan a prueba su conocimiento de las diversas tonalidades cromáticas. Por ejemplo, durante un paseo por la ciudad, pídale al niño que señale con el dedo todos los coches rojos que ve. Repite el experimento con otros objetos de diferentes colores.

3. Reconocer sonidos

Hasta el oído quiere su parte, por eso entre los juegos de guardería con un tema didáctico, no podía faltar uno relacionado con el sonido. Para esta actividad necesitarás seis objetos que hacen diferentes ruidos (tanto fuertes como suaves) y una bandeja para presentarlos.
Entre los muchos objetos presentes en la casa, te sugerimos utilizar por ejemplo: dos cucharas de madera, dos tapas, un vaso, una caja de pasta, una jarra de café, etc.
La primera etapa es interactuar con los objetos elegidos, para ver qué tipo de ruido hacen. Por ejemplo, golpee las dos cucharas de madera o las dos tapas, o agite la caja de pasta. Durante esta primera sesión, el niño será capaz de entender el tipo de ruido que emite el objeto y por tanto de memorizarlo.
En la segunda fase, sin embargo, el niño deberá comprender los tipos de intensidad de los ruidos emitidos por los diversos objetos. Invite al niño a tomar un objeto y pídale que lo coloque en el lado izquierdo de la mesa si hace un ruido fuerte y en el lado derecho si hace un ruido suave.
Gracias al juego antes mencionado, yo niños en la guardería aprenden a distinguir bien los sonidos ya reconocer los objetos que los producen.

4. Echa un vistazo a los perfumes

Otra actividad divertida para ofrecer a niños en la guardería, consiste en realizar un juego que les ayuda a descubrir y reconocer los olores de diferentes cosas. Coge una decena de objetos diferentes que desprenden olores intensos y contrastantes, como por ejemplo: una pastilla de jabón, un limón, unos granos de café, un vaso de vinagre, un perfume, etc.
Coloque los diversos objetos dentro de unos frascos e invite a los niños a olerlos. Tendrán que adivinar qué hay dentro de los contenedores.
Obviamente, si se trata de olores desconocidos para el niño, dígale cuál es, para que el niño memorice el olor de ese objeto. Esto lo ayudará a reconocerlo en el futuro cuando aparezca nuevamente debajo de su nariz.
Cuando los niños huelan los distintos frascos, pregúnteles cuáles son sus impresiones sobre el perfume en cuestión y trate de entender cuáles de ellos son agradables para el niño y cuáles no. Este ejercicio ayudará a los más pequeños a construir una memoria olfativa y a distinguir bien los diversos olores.
Una variante muy divertida del juego consiste en introducir los distintos objetos olorosos dentro de bolsas de tela cerradas. Los niños tendrán que adivinar, oliendo y tocando la bolsa, qué misterioso objeto contiene.
Claramente, si al niño le resulta difícil resolver el rompecabezas, ayúdelo con algunas pistas. De esta manera también estimularás sus habilidades intuitivas y racionales.