5 consejos para organizar una búsqueda del tesoro

El espíritu del juego es estimular el deseo del niño de probarse a sí mismo con vistas a un objetivo final: ¡el descubrimiento del tesoro!

Hay algunas reglas esenciales que te permiten organizar la búsqueda del tesoro perfecta. El primero de todos se refiere a la cuidadosa planificación de pruebas de inteligencia y habilidad bien proporcionadas a la capacidad de los participantes. No todos los niños tienen los mismos recursos, por ello, los organizadores deben tenerlos en cuenta para que todos puedan divertirse y participar sin sentirse excluidos.

Se pueden combinar diferentes elementos, agregando pruebas de habilidad para permitir que incluso los niños más pequeños participen para conquistar las pistas que conducen al descubrimiento del tesoro final.

El premio, como sabemos, debe garantizarse a todos los participantes. No hace falta reiterar la importancia de trabajar mucho en la inclusión y colaboración entre todos los jugadores para evitar crear tensiones derivadas de la competición.

Decide el tipo de búsqueda del tesoro.

El primer elemento a definir a la hora de organizar una búsqueda del tesoro se refiere a su estructura. Puedes elegir entre dos tipos de desafío, el de mapa y el de pistas, que en cualquier caso pueden ser mixtos y depende mucho de la creatividad de quien organice la carrera. Para un desafío emocionante en el hogar, las adivinanzas pueden usarse para acercar a los niños a la meta final al reconocer las etapas del viaje en función de los hábitos familiares.

Un gesto cotidiano, un hecho divertido que forma parte de la historia familiar («Ve al lugar secreto donde al gato le encanta esconderse» o relacionado con hechos como «Regresa a donde papá ahuyentó a la gran araña»). De esta forma, hasta el conocido entorno de la casa puede transformarse en un mágico lugar de aventura, reviviendo los recuerdos y hechos más significativos de la propia existencia.

Cuando organice una búsqueda de niños que puedan salir solos al aire libre, puede reutilizar un mapa de una ciudad para que solo se destaquen los puntos clave. Por ejemplo, algunas zonas concretas del centro histórico, o de un barrio donde puedas contar con la colaboración de tus vecinos.

El escenario: interior y exterior

Para organizar mejor el juego, es bueno definir con certeza cuál será el campo de acción. Tanto si se trata de una actividad para realizar dentro como fuera de casa, será útil disponer de una buena provisión de adivinanzas para la caza del tesoro. Indispensables para progresar en el juego, se pueden estructurar de dos formas diferentes. Algunos buenos acertijos ayudan a obtener las pistas para continuar con la búsqueda, o las propias soluciones sugieren los próximos pasos.

Si organiza el juego al aire libre, se pueden utilizar adivinanzas o mensajes codificados para animar a los niños a realizar ejercicios y pruebas de habilidad. Subir al árbol para encontrar la siguiente pista es sin duda un estímulo emocionante que no debe subestimarse. En el interior, la aventura se puede dividir en etapas y así empujar a los más pequeños a avanzar hacia una meta específica.

O bien, la caza puede limitarse a recolectar ciertos objetos que se encuentran en la casa pero que se encuentran solo después de haber adivinado el acertijo que los presenta. Cuando juegues con niños que no sean de la misma familia, una buena idea es utilizar una búsqueda del tesoro ya preparada, estandarizada y organizada según la edad de los jugadores.

Establecer un tema para la búsqueda del tesoro.

Piratas, princesas, exploradores de la naturaleza, astronautas, monstruos de Halloween, la lista de temas a elegir para la caza del tesoro es ilimitada y suele estar impulsada por las pasiones de los niños. Si organiza una fiesta para niños de 11-12 años, los personajes de dibujos animados probablemente guiarán la elección.

Lo importante es encontrar un tema que pueda inspirarte para decorar, crear acertijos e imaginar los premios más adecuados. A la hora de establecer cómo organizar una búsqueda del tesoro, el tiempo disponible pesa mucho a la hora de definir los detalles. Pero si solo tiene unas pocas horas disponibles para organizar la actividad, puede concentrarse en lo esencial y encontrar ayuda y sugerencias listas para organizar la diversión en la red.

Para los juegos al aire libre puedes elegir temas relacionados con la naturaleza, la observación naturalista siempre es una gran fuente de inspiración y diversión. A los pequeños exploradores se les puede ofrecer la búsqueda de algunos elementos naturales, como hojas de diferentes colores y formas, agallas en las que se esconden pupas de insectos, semillas, bellotas. Al estructurar la actividad en varios momentos, será posible mostrar a los más pequeños las mejores formas de hacer objetos creativos a partir de materiales naturales, lo que puede representar un tesoro precioso para todos los participantes.

Adivinanzas y acertijos para todas las edades

La belleza de la caza del tesoro para adultos o niños es la posibilidad de trabajar en equipo. Juntos, los participantes pueden usar sus habilidades individuales para tener éxito en el desafío. Todos pueden participar de acuerdo a su nivel de preparación, destrezas y habilidades para llevar a todo el equipo a la victoria. Los acertijos se pueden diseñar para aumentar el nivel de dificultad y alentar a los participantes a colaborar y pensar juntos.

El premio final puede ser de diferente naturaleza. Los dulces son sin duda los primeros que vienen a la mente, pero a los padres no les gustan porque no son perfectamente saludables. Entre las alternativas a evaluar como tesoro final, pueden encontrarse juegos de Playmobil u otros elementos que puedan estimular la imaginación de niños y niñas de la misma manera.

Pruebas de habilidad para aumentar la diversión.

Agregar alguna evidencia de habilidad física a la competencia permite que todos participen con la máxima diversión. Incluir un elemento de este tipo se convierte en el pretexto para empujar a los más pequeños a moverse y utilizar su cuerpo para resolver situaciones de aventura. Caminar en equilibrio sobre un hilo, real o dibujado en el suelo, o coordinarse con un compañero en ejercicios de cooperación. Hay muchos ejemplos de pruebas físicas a superar para conseguir la siguiente pista y continuar la caza.

Para asegurarse de que todos puedan divertirse, es importante crear equipos pequeños, tres o cinco participantes son suficientes. También es importante asegurarse de que todos los participantes tengan un premio, aunque sea solo como un consuelo pero igualmente hermoso para llevarse el grato recuerdo de una emocionante carrera.