6 consejos para animar a los niños a leer

Leer libros te permite descubrir nuevos mundos, externos e internos. ¿Cómo podemos animar a los niños a leer? Veámoslo juntos en este artículo.

¿Recuerdas cuando tu hijo escuchaba en silencio tu lectura de su cuento de hadas favorito? En ese entonces todo era mucho más sencillo, porque básicamente era a través de tu voz que soñaba con mundos fantásticos.

Luego creció y perdió la costumbre de descubrir nuevas historias a través de las páginas de una buena novela, por lo que aún nunca ha podido experimentar todos los beneficios de esta práctica.

¿Crees que, según un estudio científico de hace unos años, la lectura se considera una panacea para quienes padecen ansiedad o depresión, porque ayuda a desarrollar y entrenar el pensamiento creativo, a desviar la mente y los pensamientos de aquellas situaciones que hacen nos sentimos mal.

Además, es importante que los niños sigan hojeando las páginas de un libro, porque les ayuda a no volverse perezosos frente a la pantalla del teléfono inteligente o de la computadora, y también a desarrollar la empatía y la imaginación: dos cualidades fundamentales a utilizar en el mundo de los adultos cuando crezcan.

Sin embargo, quien se encuentre en extrema dificultad y no sepa cómo inducir a los pequeños a leer, puede echar un vistazo a los siguientes párrafos e identificar el mejor método para triunfar en el emprendimiento, dando a conocer las ventajas y beneficios de esta actividad que es poco a poco parece ir por el camino.

No tiene que ser un deber

Cuando intentas incitar a un niño a leer las primeras veces, cometes un error muy frecuente, es decir, transmites un sentido del deber que lleva a identificar una novela u otro escrito como una obligación escolar.

De más está decir que no hay nada más malo que esto, pues es la forma más rápida de alejarlo de este tipo de actividades, por lo que te sugerimos evitar el uso del imperativo, como recomienda el propio Gianni Rodari, un famoso italiano. escritor.

Más bien, debemos transmitir a los más pequeños la idea de que tomar un libro y hojearlo es divertido, porque les permite descubrir historias que de otro modo sería imposible encontrar.

Un día a la semana

¿Alguna vez has pensado en llevar a los más pequeños a la biblioteca o elegir un día de la semana completamente dedicado a los libros? Bueno, si nunca ha sucedido, entonces podría ser el momento de intentarlo.

No necesitas grandes habilidades, solo buena voluntad y una motivación lo suficientemente fuerte como para empujar al niño a ser curioso.

En lugar de videos en YouTube, fotos en Instagram y cualquier otro medio de comunicación digital, es un hábito saludable transformar la lectura en un momento especial para compartir juntos, simplemente entre padres e hijos.

Hoy, en casi todas las bibliotecas de las ciudades italianas existen espacios acogedores y agradables, hechos a la medida de los más pequeños.

Organizar un evento

Cuando eres más joven, hay una propensión a la agregación, es decir, estás más inclinado a hacer algo cuando hay otras personas contigo.

Partiendo de esta premisa, otro consejo que puede ser útil para atraer y animar a los niños a leer es organizar un evento que incluya a toda la familia, y quizás incluso a algunos amigos.

Podrías pensar en una velada temática con una historia de una novela, o con un personaje en particular que sepas que es interesante para los más pequeños. De esta forma se divertirán y además tendrán la chispa que les hará decir: «¡Tengo que leer esta historia de verdad!».

Proceder en pequeños pasos

Quejarse constantemente de que a su hijo no le gusta leer no es una buena medida, ya que simplemente conducirá a un distanciamiento mayor.

En este sentido, es de fundamental importancia ir paso a paso, respetando también la voluntad de los pequeños que, cuando oyen hablar de libros, inmediatamente piensan en el pupitre y en el maestro que escribe en la pizarra.

La lectura debe convertirse en un hábito de inmediato, incluso antes de irse a la cama, para que puedan apreciar y aumentar su interés por esta actividad. Puede haber diferentes formas de hacerlo: simplemente coge un libro de recetas, o las instrucciones de algún juego que les guste especialmente y léeselas a tus hijos.

La asociación entre dos elementos que aprecian permitirá identificar aquel mínimo común múltiplo que les permita dirigir su atención, por lo que estarán más atentos y animados a continuar con esta actividad.

leer juntos

Otra forma inteligente de hacer que los niños aprecien la lectura es organizar un día a la semana un momento en el que tomen un texto juntos y lean en voz alta.

De esta forma podrás disfrutar de algunas ventajas: en primer lugar, te permite crear momentos imborrables que recordarán incluso de adultos, y que te permitirán estrechar aún más tu vínculo.

En segundo lugar, juntos descubriréis el placer de leer libros que, de otro modo, podrían quedarse para siempre en la estantería, acumulando polvo y estropeándose.

Elige tu favorito

Si has llegado hasta aquí y ya has probado lo que te sugerimos pero sin resultados positivos, entonces un último consejo que podría cambiar las cartas de la mesa es apostar directamente por sus preferencias.

Puede parecer una obviedad pero a veces intentas educar a tus hijos o nietos sobre un género literario que probablemente no es lo que les gusta, y sobre todo cuando son jóvenes terminan desviándose por completo de la lectura.

Por eso, si les encanta jugar con muñecas, les encantará hojear la serie de libros de Barbie que ha llegado online, o descubrir las aventuras de Mickey Mouse, Plutón, el Pato Donald o, para los mayores y más exigentes, incluso las mejores novelas de fantasía.