7 juegos y actividades relajantes para niñas

No solo hay juegos y actividades llenas de adrenalina: en este artículo encontrarás algunas ideas relajantes aptas para niñas.

Al igual que los adultos, los niños también sufren por la falta de espacio, el estrés de los viajes, los horarios apretados y mucho más: todo esto funciona en conjunto para crear un clima bastante rígido, lo que desencadena arrebatos de ira y rabietas.

Pero todavía hay maneras de mantener a tus hijas siempre ocupadas, por lo tanto, hacer que se relajen y disfruten del tiempo juntos, creando momentos que quedan grabados en la memoria y que no se pueden eliminar tan fácilmente.

No, no estamos hablando de quién sabe qué aventura o actividad difícil: recordemos que cuando eres más joven, las cosas que importan son realmente muy simples.

Por eso hemos identificado algunas actividades fáciles de organizar incluso para los padres pero que harán felices a tus hijas brindándoles momentos de alegría y diversión.

Todo lo que tienes que hacer es simplemente seguir leyendo más abajo.

Adivina el olor

Coge un bote de cristal, de esos que venden en cualquier supermercado y que generalmente se usa para conservas, luego llénalo con hierbas, especias, perfumes y todo lo que se te ocurra.

Luego, pide a las chicas que huelan cada una y reconozcan el contenido, tratando de identificar la mayor cantidad posible: quien gane recibirá la corona de reina del perfume.

Aquí hay otro tipo de actividad divertida que te permite aprender algo nuevo, incluso si es simplemente el nombre de una especia o un tipo de hoja aromática que hayas elegido entre los ingredientes.

Claramente, el consejo que te damos es que evites los olores demasiado fuertes, picantes y molestos, porque podrían ser difíciles de reconocer y cansarían inmediatamente a tu hija.

juegos de grupo

En el mercado se pueden encontrar numerosos juegos de mesa para jugar en grupo, por tanto también en familia, y que ayudan a relajarse y concentrarse para encontrar siempre soluciones nuevas y eficaces.

Por ejemplo, uno de los más famosos es el Jenga, en el que el objetivo final es construir una torre más alta que el oponente, pero con la única variante que está hecha con bloques de madera pegados y que solo se pueden mover con una mano.

En este juego reina el silencio, pero la concentración también juega un papel fundamental para evitar que el edificio se derrumbe.

coloreando los mandalas

¿Alguna vez has oído hablar de los diseños concéntricos típicos de la cultura oriental que sirven para relajarse y navegar dentro del propio mundo interior? Bueno, estos se llaman mandalas y también han sido utilizados por psicoanalistas como Carl Gustav Jung en sus investigaciones.

Afortunadamente, sin embargo, no tendrás que pedir cita con un profesional para poder recuperar un mandala, ya que en Internet puedes encontrar numerosos libros basados ​​en este tipo de diseños y todos para colorear.

Esta actividad es una de las más sencillas pero también de las más satisfactorias, ya que una vez finalizada la obra, también puedes colgarla en tu habitación, como un pequeño trofeo de una tarde en casa.

experiencias sensoriales

Quizás nunca lo habías pensado porque no se consideran y mencionan muy a menudo, pero los juegos sensoriales son una oportunidad para los más pequeños, porque les permiten aprender más sobre el mundo que les rodea, a través de la exploración y la experimentación.

No necesariamente tendrás que recuperar quién sabe qué objetos, pues solo necesitas comprar bolsas de plástico y llenarlas con líquidos o alimentos de diferentes texturas y tamaños. Harina, salsa de tomate, lavavajillas y espuma de afeitar son solo algunos de los ingredientes que ayudarán a tu hija a desarrollar sus cinco sentidos y su curiosidad.

Cuidando el jardín

El contacto con la naturaleza es fundamental: con demasiada frecuencia se la pasa por alto y se la pasa por alto en favor de experiencias para disfrutar en la ciudad, entre farolas y el gris de los edificios.

Sin embargo, si tiene un jardín o incluso un balcón lo suficientemente grande donde puede colocar algunas plantas, ¿por qué no considera descubrir con su hija lo que el mundo natural tiene para ofrecer?

Juntos aprenderán sobre la siembra y el cultivo, pero también cómo los insectos como las abejas pueden aterrizar y recolectar el néctar más preciado de las flores. Las ventajas de esta actividad son muchas, porque sin duda es una experiencia relajante, que no requiere el uso de demasiada fuerza o concentración, sino solo curiosidad.

Cuidar el jardín es un momento de ocio y de compartir, de relajación y de juego.

crear un guión

Toma papel, bolígrafo y tu imaginación: ha llegado el momento de organizar un esquema imaginativo junto con tus niñas, que servirá para crear el guión de un espectáculo teatral en casa.

Si no tienes muchas ideas, no te preocupes: según algunos estudios, cocinar puede ayudarte a encontrar ideas interesantes, incluso eligiendo un modelo de los juegos de cocina más vendidos y simulando preparar el desayuno para tu familia.

Tan pronto como todos tengan una base sobre la cual hacer el guión, entonces pónganlo en papel y comparen, luego agreguen o eliminen los puntos que los hacen enojar.

Después de eso, toma la primera ropa que encuentres en el armario y reúne a toda la familia en la sala de estar, baja las luces y ¡que comience el espectáculo!

imaginación guiada

En una época en la que las tabletas y los teléfonos inteligentes dominan la atención de los niños, la imaginación y la fantasía parecen haberse convertido en un lujo. Por eso, para concluir este artículo, queremos recomendarte una actividad un poco fuera de lo común, pero que, si se practica correctamente, puede relajarte, dando sus frutos.

Hablamos de la práctica de la imaginación activa, que consiste simplemente en contarles a tus hijas historias y aventuras llenas de detalles, con las que puedan crear imágenes mentales similares a la realidad.

De esta forma entrenarán la parte creativa de su mente, estimulando su imaginación y pasando tiempo de calidad con sus padres.