8 LECCIONES QUE APRENDER JUGANDO EN LA PLAYA - crucifix.es

 

 

Las 8 ocasiones de estudiar jugando que nos ofrece la playa 

 

¿Has comprado ahora cuadernos de vacaciones? Te sugiero otra alternativa: olvídate de los deberes y llévate a los pequeños a la playa. Es lo destacado que puedes realizar si enserio deseas que prosigan aprendiendo a lo largo del verano. Tienen la posibilidad de estudiar jugando. ¿No te lo crees?

 

Párate a meditar en todas y cada una de las enseñanzas que tienen la posibilidad de recibir en un solo día de playa. Observemos:

 

Ciencias. ¿Por qué razón flotamos en el mar? Y aún mejor: ¿por qué razón flota un transatlántico si una moneda se hunde hasta el fondo? Cuéntaselo, que te van a escuchar alerta. Si procuras que aprendan el principio de Arquímedes sentados en una mesa, no vas a tener tanto éxito. Sin percatarnos, en la playa los pequeños desarrollan su pensamiento científico.

 

Física. Sí, he dicho Física. Si hay algo que aprendemos solamente pisar una playa es que resulta irrealizable realizar un castillo con arena seca. Y que no obstante, la arena mojada tenemos la posibilidad de moldearla a nuestro gusto. Ya que eso es Física y no hay mejor forma de absorber el cambio de estado de la materia que palpándolo con nuestras manos.

 

Moldes de monumentos

 

Química. La mayor sorpresa que nos ofrece el mar la primera oportunidad que chapoteamos en él es … ¡la sal! Agua salobre que escuece en los ojos y en las lesiones. Pero ¿por qué razón? Si con el agua del río esto no pasa. En el momento en que se hagan esta pregunta, es tu ocasión de contarles de qué forma el agua de lluvia fue arrastrando hasta el mar las sales minerales de la tierra. Una aceptable aproximación a la química, ¿no crees?

 

Conocimiento del medio. Esos pececillos que escapan al notar nuestros pies en la orilla. Las hormigas que intimidan nuestra merienda, las conchas que nos fuerzan a caminar de puntillas en ocasiones… Eso sí es comprender de primera mano el medio natural y a sus ‘inquilinos’.

 

Molde para hacer helados

Moldes para llevar a cabo helados

 

Lenguaje. En la playa los pequeños conviven, se socializan, distribuyen sus juguetes y toman prestados los de otros. Eso les ordena a esforzarse por hacerse comprender correctamente y desarrollan su lenguaje. No afirmemos, si los nuevos amigos son extranjeros. Yo aprendí a contar hasta 20 en francés en la orilla de una playa hace 30 años.

 

Astronomía. ¿Por qué razón sube la marea y nos quedamos sin realizar castillos? Quizá a un niño pequeño le cueste comprender la fuerza que ejercitan la luna y el sol sobre nosotros. Pero el ejemplo de la marea en el mar le va a ayudar y, por lo menos, comenzará a ser siendo consciente de que somos una muy pequeña parte en el cosmos.

 

Moldes de la Gran Muralla China

Moldes Enorme Muralla China

 

Educación física. Tenemos la posibilidad de verlo desde un criterio superfluo y festejar lo bien que dormirán al regresar a casa. Pero, ¿por qué razón llegan agotados? Piénsalo. No solo han corrido como locos. Sobre la arena evaluan su aptitud psicomotriz, su equilibrio y su habilidad manual. Superarse agota.

 

Vivencias sensoriales. A lo destacado tienes un bebé al que aún le quedan lejos todos estos conceptos. Para él, proceder a la playa es un ‘master’. Puede sentirlo todo: los cambios de temperatura, las distintas texturas, el agua, la arena entre los dedos… Y no hay alfombra de ocupaciones que logre substituir eso, por el hecho de que lo va a sentir con su cuerpo.

 

Ahora ves. La playa ofrece a los pequeños muchas ocasiones de estudiar jugando. ¿Las vas a desaprovechar?

Califica este artículo

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...