Ambar para la dentición - crucifix.es

El día de hoy les deseamos instruir uno de los recientes mordedores que hemos traído.

Este mordedor, incluye en su diseño unas bolas con genuino ámbar del mar báltico, que resaltan sobre el resto de piezas de madera. Aparte de una estrella y una arandela de madera que rompe con la simetría del círculo.

No sé que es lo que me agrada mucho más, si las distintas tonalidades de madera que han elegido, dándole esa calidez, o quizá sea el contraste del color traslúcido del ámbar intercalado entre la madera, pero este mordedor me chifla.

 

El ámbar es un material (resina fosilizada de conífera) extensamente popular por sus características calmantes y por esta razón está sugerido para calmar el mal a lo largo del desarrollo de dentición de los bebés.

Verdad o patraña, no lo sé, hay mucha polémica sobre esto, pero desde la edad de bronce, egipcios y helenos, traían el ámbar, reconocido como el «oro del norte», desde el mar negro y el mar báltico, para la fabricación de joyas. Estas joyas se las obsequiaban como collares, colgantes y pulseras a los pequeños para fortalecerles y resguardarles de las anomalías de la salud.

Existe quien asegura que el ámbar tiene virtudes poco comúnes, merced a sus moléculas de iodo y de alcanfor, esto causa que deje relajar al bebe en la etapa de dentición. El ámbar asimismo trae provecho a mayores y embarazadas, por sus características anti-inflamatorias.

El día de hoy la utilización del ámbar con propósito terapéutico se transporta bastante en países occidentales. Cerca del 60% de las joyas de ámbar son destinadas a los tomas. Lo mucho más populares son los collares de ámbar, que son hermosos a propósito, pero que ha muchas personas le dan algo de temor por el riesgo de asfixia.

En Alupé podéis conseguir aparte de este mordedor, este otro mordedor con ámbar, que es mucho más simple pero es una monada y este chupetero que me lo adjudiqué solamente verlo.

 

Sujeta chupetes ámbar - juguetes  de madera

Mordedor con ambar - juguetes de madera

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Soy seguidor de prestar madera a los bebés en sus primeras vivencias sensoriales, me semeja una delicia olisquear la madera, gustarla, tocarla, adjuntado con sus suaves colores naturales. Y si a esto le agregamos estas piedras hermosas de aspecto traslúcido, doble hallazgo, cambio de textura, temperatura, reflejo, tacto.

Se aprecia que me agradan, verdad?

 

 

Califica este artículo

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...