CÓMO ORGANIZARÍA TU CASA MARÍA MONTESSORI - crucifix.es

Montessori haría que tu hogar evolucionara al unísono que los pequeños para beneficiar su estudio. ¿Te animas?

 

Habrás soñado frecuentemente la vivienda de tus sueños. Pero, ¿sabes de qué forma es la vivienda perfecto para tus hijos?

No posee por qué razón ser realmente grande. Ni un parque temático y juegos. En verdad, en la vivienda idónea para un niño no habría ni un solo saco lleno de juguetes. Ni uno.

 

Ten presente que la primera escuela de cualquier niño es su hogar.

 

Siguiendo ciertos avisos de la pedagogía Montessori, puedes hallar que tu casa evolucione al unísono que tus hijos. Que sea un espacio de estudio en el que afloren sus habilidades.

No se debe gastar bastante dinero. Solo pararse a meditar en los pequeños cambios que tienen la posibilidad de empujarlos a medrar.

 

A la visión, a su alcance

 

Lo primero que haría María Montessori al ingresar a tu casa sería poner ciertos juguetes a la visión.

De nada sirve tenerlos almacenados en cajones, baúles o cajas cerradas.

Quizá te parezca mucho más estético, pero no es lo destacado a fin de que tus hijos saquen partido a sus juguetes. Lo idóneo es que los tengan a la visión y al alcance de su mano.

Te puede ser útil:

  • La parte de abajo de la estantería del salón.
  • Disponer baldas bajas en algún rincón.
  • Dejar en libertad algún mueble bajo y dedicárselo a ellos

 

Su espacio en zonas recurrentes.

 

¿Dónde pasáis la mayoría del tiempo? ¿En el salón? ¿En la cocina?

Ahí es donde pondría Monstessori un pequeño espacio de juego para tus hijos.

Si contamos lugar para recuerdos de viajes, elementos únicamente ornamentales,  libros que un día leímos… ¿No tenemos la posibilidad de llevar a cabo hueco a fin de que nuestros hijos tengan su espacio al lado de nosotros?

 

 

El orden es la clave.

 

Los 2 consejos precedentes no comprometen que tu salón se transforme en un caos de juguetes.

Escoge unas escasas piezas. Las mucho más correctas para el intérvalo de tiempo de avance en el que esté el niño. Y colócalas a la perfección ordenadas, a la visión y a su alcance.

Tu hijo crea su composición mental. Si su espacio de juego está limpio y ordenado, va a poner orden asimismo en sus ideas.

 

Si aprende a divertirse en el caos, su cabeza va a ser embrollada.

 

Por tal razón, no es buena iniciativa tener un saco de juguetes al que logren ofrecer volquete.

Ahora entendemos que nuestros hijos amontonan mucho más juguetes de los que precisan. Puedes realizar 2 cosas:

  • Girar periódicamente los juegos. Unos pocos a su alcance. El resto, bien almacenados.
  • Conceder todos y cada uno de los juegos que no emplea.

 

On line, no ulados

 

No solo debemos ser precavidos al seleccionar los juguetes de nuestros hijos. La forma donde presentemos el juguete va a saber la utilización que el niño lleve a cabo de él.

Lo comentábamos antes: lo destacado es que tu hijo halle unas escasas piezas, a la visión, al alcance de su mano y ordenadas.

¿Lo idóneo? On-line, unos a la vera de otros. Jamás amontonados.

 

Estanteria Montessori

 

Bandejas y cestas abiertas

 

Un truco: en el momento de poner los juegos que se conforman de múltiples piezas es útil recurrir a bandejas o cestos libres.

De esta manera, el niño los tiene a la visión, organizados, pero puede llevarlos de manera fácil desde la balda a su región de juego.

Y después, regresar a poner todo en su lugar, claro. Te tienen la posibilidad de ser útiles estas bandejas.

 

Muebles de su tamaño

 

Tener una silla del tamaño del niño no es un capricho. Si puede desplazarse por su casa con exactamente la misma independencia que tú, lograrás un niño autónomo.

 

Montessori: «Ayúdame a llevarlo a cabo por mí»

 

No es buena iniciativa que tu hijo te deba soliciar asistencia para todo.

Posibilita sus movimientos con algún mueble de su tamaño y con un banco que le deje llegar, por poner un ejemplo, al lavatorio.

 

banco-ikea

Portadas a la visión

 

La manera mucho más frecuente de poner los libros en una estantería no es la mejor para un niño.

Tú reconoces un libro leyendo el lomo, pero un niño precisa ver la portada para estimar agarrarlo.

De ahí que, debemos poner sus cuentos en la balda con la portada hacia adelante.

 

Un cubo con alfombrillas

 

Es posible que te sorprendas con este otro truco: Montessori pondría, al lado de tus baldas de juegos, un cubo con alfombrillas.

Les explicaría a tus hijos que, antes de comenzar a jugar, tienen que coger su alfombra, extenderla sobre el suelo, coger un juguete y jugar sobre ella.

En el momento en que asimilen estas reglas del juego, vais a haber dado un paso de enorme a favor del juego ordenado y educativo.

Eso es juego de calidad. Juego para medrar.

 

rincon de lectura

Diferentes entornos.

 

Los pequeños saben respetar las reglas del juego si se las explicas. De ahí que es útil dividir sus juegos por entornos.

No es exactamente lo mismo un juego creativo, que uno de construcción o leer un cuento, ¿verdad? La manera de encararnos a cada actividad es diferente.

La actitud asimismo se aprende.

Crea, por servirnos de un ejemplo, una pequeña región de lectura. Va a ser un espacio en el que almacenar la tranquilidad y estar relajados. Esas son las reglas del juego. Lo comprenderán.

 

Ahora ves que no es necesario gastar bastante dinero.

Solo ir realizando pequeños cambios que hagan superar los espacios. Cada uno es un salto de calidad en el día a día de tus hijos.

 

¿Tuviste presente alguno de estos trucos para ordenar tu casa? ¿Qué tal el resultado?

ÚNETE A LA FAMILIA ALUPÉ
vamos a compartir buenas ideas cada semana

 

Califica este artículo

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...