¿De qué forma abrir la caja de las conmuevas de un niño? - crucifix.es

Apóyate en juegos y herramientas a fin de que tu hijo identifique lo que siente y halle una vía para contártelo

 

Conducir las conmuevas siempre y en todo momento es bien difícil. Si los mayores acostumbramos a enredarnos en marañas de sentimientos, imagínate un niño.

Debe comprender qué siente, por qué razón y, además de esto, entender contártelo.

Por el hecho de que deseamos saberlo, pero a lo destacado precisan nuestra asistencia para destapar la caja y comenzar a charlar.

En ocasiones, los pequeños no sueltan prenda. ¿Es tu caso? Por la razón que sea, se guardan lo que ocurrió ese día en la escuela y van pasando los días y los meses sin entender qué se desplaza dentro suyo.

En otras ocasiones, nos llega las conmuevas de nuestros hijos como una explosión, en el momento en que les puede la frustración, el enfado o el temor.

 

¿Qué tenemos la posibilidad de llevar a cabo para no llegar tarde y empujarlos a administrar sus conmuevas a tiempo?

Tenemos la posibilidad de apoyarnos en herramientas que ellos perciban como un juego. Te planteamos 2:

EMO, el juego de las conmuevas

Una rutina para conocernos todos mejor

 

 

Este juego es una explicación para charlar. Pues hay temas de charla que siempre y en todo momento se escabullen, ¿verdad?

La iniciativa es tomar la práctica de sacar cada día una carta del juego. Por poner un ejemplo, antes de proceder a reposar.

Cada carta representa una emoción: entretenido, incomprendido, triste, preocupado… Y nos expone una pregunta: ¿cuándo te sientes de esta forma?

Ojo, nos lo pregunta a todos. A los mayores asimismo. Por el hecho de que nosotros asimismo contamos temor, ¿verdad? Y estamos responsables en ocasiones, pero tu hijo quizá no se paró a pensarlo.

Piensa en la ocasión que nos ofrece este juego para:

  • Que aprendan a detectar conmuevas.
  • Tener una explicación para charlar de ellas.
  • Contarles de qué forma procuramos administrarlo nosotros en el momento en que nos sucede.
  • Estrechar nuestro vínculo con ellos.

 

 

Te lo aconsejamos desde los 3 años. Es buen instante para comenzar a poner nombre a eso que sentimos y conocernos todos un poquito mejor.

Ese rato de calma y también privacidad antes de reposar puede ser realmente apreciado.

Entender mucho más de EMO

La OCA de las conmuevas

Vamos a conocernos para lograr seguir

 

 

Este si es un juego. Está inspirado en el tradicional tablero de la oca, pero tendremos que esmerarnos un tanto mucho más.

Ciertas casillas pondrán sobre el tablero temas de los que nos cuesta charlar. ¿Qué te hace sentir solo? ¿Y receloso? ¿Y colérico?

Vamos a escucharles. Durante la partida vamos a ir ‘cayendo’ en diferentes casillas:

  • Ocupaciones de refuerzo positivo, como decir en voz alta una cualidad de otro jugador.
  • Casillas de azar que te dejan seguir mucho más veloz o te fuerzan a parar o retroceder.
  • Casillas de las conmuevas en las que contestar en qué instante sentimos la emoción que detalla el dibujo.

 

Si aprenden a poner nombre a eso que sienten, vamos a poder empujarlos a manejarlo.

Y no solo eso: si relacionan expresiones anatómicos y movimientos con cada emoción, van a saber ponerse en el sitio del otro. Desarrollarán su empatía.

Comprender mucho más de la OCA

 

las emociones de un niño

 

Estos 2 juegos son iniciativa de MutKids, o lo que es exactamente lo mismo, Silvia Dolz.

Ella es terapeuta y asimismo madre de tres pequeños. Un día se percató de que solamente charlaba con ellos. Prácticamente no pasaban tiempo juntos en la mitad de la barahúnda que nos envuelve a todos.

Y pensó en hacer unos juegos que sirviesen de vehículo para reconducir la situación y hacer mas fuerte su relación familiar.

Ella misma cuenta una situación donde quizá te mires reflejada:

«MutKids nace destinado a mis 3 hijos: al mucho más introvertido a fin de que aprenda a expresarse emotivamente y a explicarme anécdotas del día, y al otro a fin de que aprenda que cada uno de ellos tiene su sitio en el hogar».

 

Un óptimo bastón en el que apoyarnos, ¿verdad?

Califica este artículo

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...