De qué manera conseguir que los pequeños soliciten buenos regalos a los reyes magos - crucifix.es

5 pasos para eludir que la carta de los Reyes Magos integre juguetes vacíos, violentos y de baja calidad

 

La magia y la razón cara a cara. ¿De qué manera tenemos la posibilidad de eludir que entren en el hogar juguetes inadecuados sin romper la ilusión de la Navidad?

Se aproxima entre los instantes mucho más apasionantes del año para los pequeños. Llegan los Reyes Magos, Papá Noél, Olentzero, Tió… Tienen la posibilidad de contarles en una carta cuáles son sus juguetes preferidos y, con algo de suerte, se los van a dejar bajo el árbol de Navidad. El inconveniente es de qué forma escogen los pequeños los juguetes que desean soliciar.

Pues son pequeños y, verdaderamente, no están escogiendo ellos. Decidió meses atrás la industria juguetera. Ellos reflexionaron cuáles iban a ser los juguetes de tendencia y el boca a boca en la escuela logró el resto.

Si le cuestiones a un niño por qué razón solicita un juguete y no otro, te vas a dar cuenta de que hay 2 causas: la tendencia y que «todos y cada uno de los pequeños de clase lo tienen». 2 razonamientos que a ti no te valen, pero es el peor instante para discutirles nada. ¿De qué forma lo hacemos?

1. Acompáñale mientras que hace la carta

 

Primer paso y primordial. Dedícale tiempo. Siéntate con él pues ese rato juntos va a dar frutos.

El mero hecho de llevar a cabo algo entre los 2 es ya positivo para el niño, pero además de esto vas a tener la oportunidad de hacerle una pregunta por qué razón, hacerle meditar un tanto, recordarle qué sucedió con otros juguetes que pasaron por casa sin pena ni gloria, rebatirle razonamientos que no tienen base.

Nosotros somos el filtro. Dependiendo de la edad del niño va a ser con la capacidad de razonar aproximadamente, pero siempre y en todo momento tenemos la posibilidad de charlar con ellos y también procurar guiarles.

2. Rompe con el seguidismo

 

«Todo el planeta lo tiene». Es el razonamiento que les desplaza la mayoria de las veces. Están persuadidos de que su clase tiene un preciso juguete y no desean ser menos. Tú sabes que no es verdad y puedes lograr que se dé cuenta de esto.

El niño va a nombrarte a los pequeños de su clase que tienen el dichoso juguete. Pero es muy posible que no afirme mucho más de 4 o 5 nombres.

Dale la vuelta. Pregúntale qué compañeros de clase no lo tienen. Si les conoces un tanto, quizá consigas intuir varios nombres a los que no suelan adquirirles juegos violentos o merchandising. De esta manera se va a dar cuenta.

Pero no te quedes ahí. Es tu ocasión de romper esa lógica del seguidismo que no le va a traer nada bueno en el momento en que se expanda. Es un pequeño paso para crear jovenes y mayores independientes.

3. Impide las pantallas.

 

En verano, la industria juguetera diseño la campaña de Navidad. Su ‘objetivo’: los pequeños. Sus canales: la televisión, la tablet y los catálogos de juguetes.

Si deseamos eludir que un niño se encapriche de ese género de juguetes, está en nuestra mano recortar sus vías de comunicación.

Pues, como comentábamos recientemente, los más destacados juguetes no acostumbran a salir en la televisión.

Es un instante propicio para estar mucho más tiempo juntos, salir a la calle a conocer las luces, comer castañas, proceder a una chocolatería… Existen muchos proyectos ahí fuera en vez de ver la tele o la tablet. Que los catálogos de juguetes lleguen a sus manos es resolución tuya.

estrella de madera

 

4. Implica a otros familiares.

 

Todo el trabajo que hagas con el niño tienen la posibilidad de echarlo por la borda los abuelos, tíos y demás familiares. De nada sirve todo lo previo si los Reyes Magos dejan en otras viviendas de la familia los juguetes que deseas eludir.

Trata de charlar antes con ellos. Seguramente les haces comprender que probablemente halla magia y también ilusión con juguetes que asistan al niño a medrar. Que no se queden en el estímulo inmediato. Que piensen en un largo plazo.

5. No atiendas todo cuanto solicita.

 

Si, pese a todo, un mal juguete acaba colándose en la carta, valora con calma si puede quedarse por el sendero. Tú mejor que absolutamente nadie vas a saber si compensa o no cumplir esa ilusión.

En todo caso, dejar alguna solicitud sin cumplir es positivo para cualquier niño. Al llevarlo a cabo, le asistimos a conducir la frustración y a apreciar lo que tiene. Es un estudio mucho más.

 

Vale la pena realizar este esfuerzo pues esto va bastante alén de la carta de los Reyes Magos. Es una lección para toda la vida.

Por el hecho de que no existe nada peor en esta vida que dejarse llevar y nada superior que tener método, personalidad y convicción para llegar lejísimos.

¿No crees?

Califica este artículo

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...