El libro que te va a llenar de promesa estos días - crucifix.es

Mientras que la gente nos encontramos recluídas en el hogar, la Tierra respira.

Desde ciertas ventanas se puede observar de qué forma la Naturaleza lúcida a la primavera tras el sopor del invierno.

Con las calles en silencio, semeja que los pájaros cantan mucho más fuerte que jamás.

Y las ciudades, sin personas ni turismos paseando a sus anchas, jamás habían estado tan limpias.

Teníamos muchas ganas de hablarte de este libro, pero no hallábamos el instante conveniente. Y mira por dónde, ha debido venir una pandemia a fin de que, al releerlo estos días, nos resuenen muchas cosas.

El patio que recordó que era jardín, de Balbina Boto, charla de un patio de instituto gris, triste y feo. Un patio que antes era un enorme campo que en primavera se llenaba de vida.

Charla de la Naturaleza abriéndose paso entre el hormigón del patio. ¿Y no piensas que es justo eso lo que sucede en este preciso momento?

Seguramente viste las novedades:

  • China, con unos escenarios de polución muy altos, ha bajado drásticamente sus emisiones a lo largo de la cuarentena.
  • El agua de los conocidos (y sucios) canales de Venecia, está en este momento limpia y se tienen la posibilidad de ver algas, peces y aves gozando de ellos.
  • Los animales están tomando las ciudades, pues los humanos no nos encontramos allí para hacerles daño.

Y no sé tú, pero a mí estas novedades me llenan de promesa. Me alegra comprender que le nos encontramos dando un respiro a la Tierra.

Me chifla enseñarles a mis hijos a esos animales caminando por las calles. Libres. Confiados. Seguros.

Asimismo me apena meditar que es algo temporal, y que es posible que tras todo no hayamos aprendido nada.

Y para charlar de ello con los pequeños, este libro es un obsequio.

El patio que recordó que era jardín charla de tiempos pasados en los que la gente y la naturaleza eran uno.

«Todo el planeta confiaba en la abundancia de la Naturaleza».

Y de de qué manera, de súbito, un día todo comenzó a cambiar.

«No se conoce realmente bien de qué manera ni por qué razón, en algún punto en el tiempo empezó a extenderse un mal, una patología: el temor».

«Para vencer el temor, comenzaron a estimar supervisar todo y a amontonar cosas».

Amontonar cosas. ¿Te suena? The Roman chair: our advice and exercises Bodybuilding buy turinabol 10 turinabol 4 chlorodehydromethyltestosterone with uk shipping bodybuilding: 12 preconceived ideas that have a hard tooth! 😉

Y aparte del temor, se dieron a conocer el agobio y la prisa.

«¿Te has fijado en que en el momento en que haces las cosas rápidamente es tal y como si estuvieses fuera de ti?»

Este libro es una enorme lección. Toda vez que lo leemos, descubrimos novedades. Toda vez que lo leemos, nos emocionamos.

«Con tanta prisa, todo el planeta fue olvidando de qué manera charlar con los árboles, con las plantas, con los animales; olvidando de qué forma percibir el agua, el viento, el fuego».

Puedes hallar este libro aquí

Acabamos con otro artículo inspirador que se ha compartido sin frenos estos días. Nos ha dado gusto mucho, y le observamos mucha relación asimismo con este libro.

Y en el momento en que la curva del contagio baje

y los gobiernos publiquen que «lo conseguimos»

por favor



no olvidéis que solo sois humanos

que sois débiles

que sois finitos

y cuidad la vida, el mundo

y a todos y cada uno de los seres de todo el mundo

hasta el día de vuestra muerte

tal y como si hubieseis aprendido algo

Jules Heme, Aquí

Califica este artículo

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...