El poder balsámico de la naturaleza para retomar la rutina tras el verano - crucifix.es

Que los pequeños bajen el ritmo tras el verano cuesta mucho más de lo que semeja.


Te sorprendería cuánto puedes empujarlos con solo sacar sus juegos fuera de la región.


 

¿Recuerdas a Clara levantándose de su silla de ruedas frente a la mirada estupefacta de Heidi, el abuelo y Niebla?

Lo sé: son dibujos animados. Fantasía pura.

Pero ¿no has sentido jamás esa sensación de renacer, de recuperar fuerzas y al unísono de tranquilidad en el momento en que, en una mala racha, has podido respirar aire puro en medio de una naturaleza?

Es balsámico. Y esto no es ninguna fantasía.

La ciencia ahora demostró varias ocasiones de qué manera influye todo lo mencionado en nuestro estado físico y mental.

Y a los pequeños les pasa precisamente igual que a nosotros.

Por alguna extraña razón tendemos a meditar que mayores y pequeños nos regimos por reglas diferentes y no es de este modo.

La única diferencia es que nosotros entendemos detectar lo que nos pasa y con ellos nos toca estar alerta, pues aún no lo saben expresar.

Y lo que les pasa tras haber exprimido hasta el último minuto del verano es que precisan calmarse.

 

 

Pensamos que hemos descansado en vacaciones. ¿Seriamente?

Días largos, playas atestadas, bullicio… Eso no es precisamente reposar. Se semeja mucho más a una sobreestimulación.

Y en este momento toca recuperar la tranquilidad y dejar en libertad ansiedad para ser capaces de concentrarse en todo cuanto van a estudiar en otoño.

En ese desarrollo, la naturaleza (que está siempre y en todo momento ahí y es gratuito) puede guiarte considerablemente más de lo que crees.

Y las ideas que iremos a ofrecerte en el final de este producto, asimismo.

 

Richard Louv: “No debemos cargarlos con mucho más información, sino más bien ponerles en una situación donde logren sentir lo que es fascinarse, es de esta forma de fácil”

 

jugar en la naturaleza

 

Fíjate: yo fui una pequeña de localidad y toda vez que mis progenitores me llevaban al campo sentía una gran liberación. Hasta el punto de tomar una resolución años después, que ciertos no comprendieron:

Me fui a vivir al monte. No a un pueblo. Al monte.

Y entonces comencé a sentirme mejor que jamás.

Y en este momento veo de qué manera mis hijos asimismo tienen la vía de escape y la dosis enserio y de tranquilidad que a mi me hacía falta antes para sostener la estabilidad.

Vaya: que aquello que le sucedía a Heidi en el momento en que echaba de menos las montañas me suena bastante. Resulta que el cuento es mucho más real de lo que semeja.

 

Gregory Bratman: “Salir a la naturaleza es una manera simple y prácticamente instantánea de progresar el estado anímico”.

 

jugar en la naturaleza

 

Un día de pic-nic en el campo, una tarde de juegos en el monte, buscar hojas, o vivir un momento observando a tu alrededor en un parque próximos con árboles.

Puede bastar con eso.

La naturaleza tranquilidad y al unísono invita a divertirse, a investigar y hacerse cuestiones, que son la fuente de su estudio.

 

Richard louv: “Es riesgoso criar a las futuras generaciones bajo detención domiciliario virtual. Hay un peligro para su salud, tanto física como sicológica”.

 

¿Te vendrían bien ciertas ideas para encauzar un largo tiempo de juego en medio de una naturaleza?

En un caso así, allí van varias:

  • Una lupa para pequeños navegadores.
  • Una prensa para agarrar flores, observarlas y preservarlas.
  • Los juguetes de Quut que son igualmente entretenidos con arena y con tierra.
  • El equipo del especial jardinero.
  • Cualquier libro sobre flores y plantas que les deje cotejar lo que vayan recogiendo.

 

jugar en la naturaleza

 

Puedes estar seguro de que asimismo vas a encontrar su propios juegos naturales si bien vayas con las manos vacías.

Pero me agradaría escucharte:

 

¿Te calma igual que a mi respirar aire puro y ver naturaleza a tu alrededor?

¿Y notas que tus hijos les pasa lo mismo?

Califica este artículo

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...