El poder de la luz para educar en el desconcierto - crucifix.es

La luz multiplica las opciones de juego y estudio. Charlamos de la pedagogía Reggio Emilia.

Hace unos días escuchaba a un conjunto de progenitores charlar sobre las pedagogías Montessori, Waldorf, Pikler… De todos modos, no se referían a ellas por su nombre. Las definieron como «esas formas novedosas de educación» y me quedé pensando.

Tanto creí que llegué hasta la temporada de Confucio. ¿Por qué razón? Por una de sus oraciones mucho más insignes: «dime algo y lo voy a olvidar, enséñame algo y lo recordaré, hazme partícipe de algo y lo aprenderé».

Semeja que no es tan nuevo esto de opinar en la aptitud de los pequeños, y en que el desconcierto y el interés son sus mayores fuentes de conocimiento.

Si tu asimismo lo crees, me agradaría presentarte a una aliada para los ratos de juego de tus hijos. Les asombrará, despertará su interés y les va a mover a investigar. Esa aliada es la luz.

Algo tan simple como una fuente de luz crea el ámbito propicio a fin de que los pequeños centren su atención, pongan en alarma sus sentidos y aprendan por sí solos.

 

 

¿Has oído charlar de la filisofía Reggio Emilia? Se apoya en todo lo mencionado que nos encontramos diciendo y usa la luz como un factor vital de estudio.

Nació en el norte de Italia en 1994 a través de Loris Malaguzzi.

Impactado por la Segunda Guerra Mundial, Malaguzzi deseó volver a pensar el modelo educativo dominante. Creía que ese procedimiento subestimaba a los pequeños, no les dejaba expresarse, ni presenciar, ni estudiar por sí solos. Les empobrecía.

Él creía en la curiosidad de los pequeños y en que esta puede llevarles lejísimos, por el hecho de que despierta sus habilidades y les deja crear su estudio.

 

“Hemos de estar persuadidos de que los pequeños no son solo ostentadores de derechos, sino más bien portadores de una cultura propia”.
Loris Malaguzzi

 

Mesa de luz

 

En la filosofía Reggio Emilia hay tres profesores:

  1. El niño como personaje principal.
  2. El adulto como acompañante.
  3. El espacio como provocador de estímulos.

 

Lo comentamos frecuentemente: tan esencial es el juguete que escojas como el modo perfecto en que se lo presentes al niño. El ámbito importa.

Y la luz es con la capacidad de producir un espacio ideal de juego y estudio.

  • Es un estímulo sensorial que llama poderosamente su atención y les anima a presenciar y sacar sus conclusiones.
  • Les cautiva y multiplica su concentración en el juego. Si a tu hijo le cuesta centrarse, prueba con la luz.
  • Les relaja por el ámbito tenue que se crea la habitación al jugar con solo una fuente de luz.

 

“Los pequeños tienen 100 formas de expresarse, pero les robamos 99″.

Loris Malaguzzi

 

Mesa de luz

 

Sobre una mesa de luz, cualquier juego cobre otra dimensión.

  • Las creaciones, especialmente si tienen elementos traslúcidos.
  • Los bloques sensoriales.
  • Redactar con arena o con legumbres.
  • Superponer colores con bloques traslúcidos.
  • Llevar a cabo figuras con piezas imantadas.
  • ….

 

Y un concepto plus: coloca un espéculo al lado de la mesa. Se va a multiplicar la luz y va a crear efectos sorprendentes con las figuras.

 

Solo tienes que tener precaución con un tema: la calidad de la luz y su seguridad. Recuerda que tu hijo va a ver de manera directa a un foco de luz próximo. Cerciórate de que la mesa cumple todos y cada uno de los requisitos de seguridad.

En la red puedes conseguir varios manuales si deseas realizar tú mismo una mesa de luz, pero no todos son seguros. Busca uno que te indique con garantías qué intensidad de luz tienes que usar y qué metacrilato escoger a fin de que el filtro sea acertado.

Después, escoge leds fijos, que no parpadeen y emitan luz blanca. Ni azul, ni amarillenta. Siempre y en todo momento luz fija y blanca.

 

Mesa de luz

 

La que ves en las fotografías es nuestra mesa de luz portatil. Nos atrae por el hecho de que tenemos la posibilidad de ponerla sobre cualquier área y llevarla donde deseamos.

Pero cuéntanos: ¿probaste a dejar que los pequeños jueguen con luz?

Les encanta, ¿verdad?

 

Califica este artículo

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...