El único misterio para estudiar matemáticas es… EL TACTO - crucifix.es

Es el sentido del tacto el que transforma ideas abstractas ininteligibles en vivencias físicas que un niño comprende a la primera

 

Pues a los pequeños se les resisten las ideas abstractas.

Te habrás dado cuenta de que les cuesta comprender conceptos como el tiempo o la distancia.

Pues ellos aprenden de otro modo. Desde el instante en que nacen, aun antes de ver con claridad, se guían por el tacto.

Toman los elementos, los manipulan como tienen la posibilidad de, quizá se lo lleven a la boca y, en el momento en que ahora tienen bastante información, lo tiran.

 

Sólidos geométricos

 

Pasados los años, les solicitamos que cambien radicalmente de ‘estrategia’ y comprendan que un cono es “un cuerpo geométrico compuesto por una área del costado curva y clausurada, que acaba en un vértice, y un chato que forma su base”.

Y claro: ni no comprenden, ni les atrae, ni prestan la mucho más mínima atención.

Conclusión: no se le dan bien la geometría y las matemáticas.

 

¿Y si de todos modos somos nosotros los que no somos muy hábiles en el momento de empujarlos a comprender el planeta?

 

Sólidos geométricos

 

Piensa que jamás hubieses probado un alimento amargo.

Y alguien te ofrece que, para comprender lo que es, leas esto:

“El gusto amargo se encuentra dentro de los cinco sabores básicos. Es el mucho más necesitado de los hábitos a fin de que sea gusto conseguido y es ya que es quizás el mucho más desapacible de los cinco. Se descubre a través de las papilas gustativas situadas en la parte de atrás de la lengua”.

Dime, ¿sabrías en este momento lo que es el gusto amargo?

Yo pienso que no. En cambio, basta que lo pruebes, para entender al momento qué es lo que significa.

¿Va a ser que no se te dan bien los sabores?

En un caso así no afirmaríamos eso. Tendríamos claro que sencillamente no lo probaste jamás.

 

Sólidos geométricos

 

Pasa lo mismo con la geometría y las matemáticas.

Si dejamos que un niño ‘las pruebe’, comprenderá todo a la primera.

Por el hecho de que las matemáticas se tienen la posibilidad de ver y, mejor aún, se tienen la posibilidad de tocar.

Y en el momento en que los pequeños tienen en su mano un cono y tienen la posibilidad de manipularlo e inclusive desmontarlo, comprenden lo qué es, entienden exactamente en qué se distingue de un triángulo, se acercan a conceptos como la masa, el volumen… y les resulta entretenido.

Si en este momento te cuestiones qué material podrías usar a fin de que tus hijos se comiencen a llevar a cabo un concepto de lo que son las figuras geométricas, de los mejores materiales que pasó por nuestras manos son estos figuras geométricas desplegables.

 

Sólidos geométricos

Sólidos geométricos

 

¿Qué es?

  • Cada figura en 3 dimensiones en formato transparente.
  • Dentro suyo, la figura desplegable para lograr verla en chato.
  • Y todas y cada una de las opciones de manipulación abiertas.

Tenemos la posibilidad de tocar su forma, dibujar su contorno, usarlo como molde para llevar a cabo nosotros la figura…

Más que nada, tenemos la posibilidad de ‘TOCAR’ las ideas matemáticas.

VER ESTE JUEGO COMPLETO

 

Sólidos geométricos

 

Y tenemos la posibilidad de combinarlo con otros materiales sensoriales, íntimamente relacionados con la geometría:

  • La arena mágica
  • El Power Clix
  • El puzzle de fracciones

 

Por el hecho de que el sentido del tacto asiste para los pequeños a hacer en su cabeza ideas abstractas desde vivencias palpables.

Con sus manos, bajan a la verdad los conceptos mucho más superiores.

Y terminantemente, eso es considerablemente más capaz que leer constantemente la definición de un libro sin darse cuenta de nada.

¿Sabías que hay ensayos que prueban que el sentido del tacto es tan esencial como la visión en el momento de estudiar?

 

Semeja que ponerse un límite a clavar los codos en la mesa no es la mejor forma de estudiar.

 

 

Aseguran que “somos arquitectos del conocimiento” y que “edificamos inmuebles intelectuales desde vivencias físicas”.

Sea como fuere, los pequeños aprenden por instinto desde el instante en que nacen. Reconocen los elementos por su tacto, después van madurando y comienzan a relacionar esos elementos con ideas abstractas. Y al fin, alcanzan retener todo eso en su memoria y comenzar a relacionar unos conceptos con otros.

Comprenden y razonan.

Y entonces mencionamos que se le dan bien las matemáticas.

¿No va a ser que a ese niño le dejaron ‘tocarlas’ y otros no?

¿Tú que opinas?

Califica este artículo

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...