El verano que no vivimos enfrente de un display - crucifix.es

Añade estos 3 elementos al verano de tu familia para no echarlo a perder viendo a un display

 

Este tema escuece un tanto de esta manera que iremos a relajarnos.

Cierra un instante los ojos y viaja en el tiempo hasta tu niñez. A algún verano.

¿Qué ves? Bicicletas, un pueblo, juegos al aire libre, cosquillas, ¿a lo destacado un juego imaginario que aún recuerdas te ha sacado una sonrisa?

No pasaron siglos desde ese momento. Nos hacemos mayores, pero no tanto. Y resulta que si pensamos en nuestros hijos… ¿se semejan en algo sus veranos a los nuestros?

Es obvio que los tiempos cambian. Tampoco nuestra niñez fue igual que la de nuestros progenitores, pero en esta ocasión ¿nos encontramos evolucionando o reculando?

Hay un factor que lo cambió todo: las pantallas.

 

 

En este momento solucionamos el aburrimiento de un viaje en vehículo instalando un dvd, procuramos que coman verdura dándoles la tablet, intentamos de estar un rato relajados dejándoles nuestro móvil inteligente… Y, semeja que a ellos les agrada, ¿no?

El pasado día pasé cerca de un parque y me fije en un conjunto de chavales. No, no estaban comiendo pipas. Ni conversaban hablaban, ni echaban risotadas, ni jugaban al fútbol…

Estaban sentados enfrascados cada uno de ellos en la pantalla de su móvil inteligente. En silencio. Cabizbajos.

La imagen no se va de mi cabeza. ¿Qué estaban aprendiendo? ¿Qué van a poder rememorar más adelante de esos ratos con amigos?

 

«La diversión digital es comida basura para el cerebro de un niño«, David Hill, médico.

 

Suena duro, ¿verdad? A lo destacado no es para tanto. ¿Qué les pasará? Si al final de cuenta deben comprender manejarse en ámbitos tecnológicos…

Ahora. Es que lo que debería estar preocupados no es tanto lo que hacen, sino más bien lo que dejan de realizar.

 

Niños y pantallas

 

Están viendo a un display. ¿Alarmante? Hay críticas de todo género sobre los efectos de las pantallas sobre la salud de los pequeños.

Pero, ¿y lo que están dejando de llevar a cabo?

Están dejando de inventar niveles, de perseguir lagartijas, de charlar con la multitud, de agarrar flores… ¡De conocer cosas!

Se pierde el auténtico estudio de nuestra niñez, las «vitaminas» que desarrollan todas y cada una nuestras habilidades en el momento en que somos pequeños.

 

«Los pequeños aprenden de la interacción con personas, no con pantallas. Tienen que utilizar su imaginación en ocasiones de juego libre«, Academia De america de Pediatría

 

Un niño pequeño aprende considerablemente más pegando el suelo con un cazo que observando un capitulo de Pocoyo.

Es posible que con la pantalla no moleste a los vecinos y tú consigas realizar la cena apacible, pero él deja de conocer tantas cosas que jamás le incorporará Pocoyó…

Para el cerebro de un niño no hay sucedáneos. Nada puede substituir al juego desestructurado y la interacción humana.

 

Niños y pantallas

 

El ocio digital, pasivo y estático, les quita la posibilidad de ser creativos, de arreglar inconvenientes, de razonar… y asimismo de ser habilidosos con su cuerpo, alén del dedo pulgar.

 

La mejor educación para la vida en línea es la que tiene rincón en la vida off line”, Catherine L’Ecuyer

 

Y esta no es una guerra perdida. Tenemos la posibilidad de procurar llevarlo a cabo mejor, si bien no hayamos ido a desterrar completamente las pantallas. Tenemos la posibilidad de tener una convivencia mucho más saludable. ¿De qué manera?

 

Te sugiero un plan: una receta de 3 elementos

 

  • Propósito: vivir el verano juntos, enserio, estudiar de él y crear buenos recuerdos.
  • Elementos: compañía, contenido y juego.

 

Compañía: no es exactamente lo mismo ver una película juntos o jugar una partida en familia, que estar cada uno de ellos con su dispositivo en la mano. ¿Y si ese rato de pantalla que nos demandan lo pasamos juntos?

Contenido: no da lo mismo arre que so. En la red hay de todo y en la tele asimismo. Fíjate en lo que frecuenta ver a fin de que el contenido que vaya a digerir sea lo más bien que se pueda.

Juego: dejamos la mejor para el desenlace. Es posible que tu hijo te sorprenda y se olvide de todas y cada una de las pantallas si te aproximas con un juego. ¿Por qué razón? Por que lo que enserio desea es estar contigo y conocer cosas a tu lado.

 

Vale, no en todos los casos tenemos la posibilidad de llevarlo a cabo. Nos encontramos ocupadas. Pero el verano nos ofrece una ocasión de oro para frenar y reconducir la situación.

 

¿Te animas? ¿Les obsequiamos un verano que recuerden siempre y en todo momento?

Califica este artículo

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...