Juego heurístico: la llave de la imaginación en la niñez - crucifix.es

El juego heurístico y la creación de minimundos enseñan al niño a meditar por sí solo y solucionar inconvenientes

 

Reiterar la lección es simple. Cuestión de especialidad. Comprenderla necesita un tanto mucho más de reflexión. Pero quienes llegan lejos enserio son los que saben conseguir la solución sin que absolutamente nadie se la afirme.

Piénsalo. Lo que marca la diferencia es entender solucionar ocasiones inopinadas con los elementos que disponemos. Y eso tiene por nombre imaginación.

Pero hagamos una prueba: ¿cuántas ocasiones has oído festejar que un niño es creativo? ¿Y cuántas que es obediente? ¿A que gana la segunda?

Vamos a ofrecerle la vuelta. Está en nuestra mano contribuir a nuestros hijos a meditar por sí solos desde pequeños. Y además de esto, es muy simple. ¿Has oído charlar del juego heurístico?

Radica en algo tan simple como dejar que los pequeños creen su ámbito de juego. No dárselo hecho.

 

 

Es algo que les nace de manera natural. Están ‘programados’ para examinar los elementos que hallan a su alcance, mezclarlos y conseguir usos espectaculares. Solo debemos dejar que lo hagan.

¿De qué manera utilizar en tu casa el juego heurístico?

Junta en bandejas elementos rutinarios y fáciles. Por poner un ejemplo:

  • El tubo del papel del váter.
  • Rulos.
  • Tapones de corcho
  • Cajas de zapatos y cuencos.
  • Pinzas de la ropa
  • Conchas, piñas …

Vas a ver de qué manera su curiosidad le va a hacer ir intentando encontrar relaciones: completar y vaciar, abrir y cerrar, tapar y destapar, apilar o cuadrar…

Después van a dar un paso mucho más: van a crear sus minimundos.

Representarán la verdad con esos elementos sin definir que tienen a mano. ¿Un pueblo? ¿Una playa? ¿Un castillo?

 

Mini mundos Grapat

 

Los minimundos dejan que tu hijo realice tangible lo que hasta el día de hoy solo existía en su imaginación.

Es esencial no marcarle el sendero. Que los materiales a su alcance estén poco establecidos. Cada día puede imaginar una historia diferente, conque los materiales tienen que servirle para alguno.

De ahí que, en nuestra casa acostumbramos a tener a mano:

  • Ecobloques
  • Enanos de Grapat
  • Anillas
  • Monedas

Y un consejo plus: prueba a acotar el espacio de juego con un tapete o una bandeja. Les asistencia aún mucho más a sostener la concentración en lo que hacen.

 

 

Tienen la posibilidad de pasar un buen tiempo abstraídos en su minimundo. Considerablemente más de lo que les hayas visto jamás concentrados en algo. Y es comprensible si lo piensas.

En el momento en que ponemos en sus manos un juguete de plástico, con luz, sonido y planificado para realizar una secuencia de cosas, el primer encontronazo es fabuloso. Al niño le emociona. Pero poco rato después, se queda sin nada que realizar pues ahora lo realiza todo el juguete. El niño se aburre y lo deja. Y lo malo: no aprende nada.

Si, por contra, es él quien piensa y crea su juego:

  • Estructurará su cabeza.
  • Va a aprender a buscar resoluciones.
  • Comenzará a entender el planeta.
  • Experimentará el éxito y fracaso.
  • Va a sentir el exitación de sorprenderse.

 

Mini mundos Grapat

Mini mundos Grapat

 

«El auténtico test de sabiduría no es cuánto entendemos sobre lo que hay que llevar a cabo, sino más bien de qué forma nos comportamos en el momento en que no entendemos lo que hay que llevar a cabo», John Holt

 

Un niño que reitera lo que le comentan que debe llevar a cabo es posible que sea muy obediente. Pero otro con la capacidad de hacer algo nuevo con los elementos que tiene a su alcance, va a ser un adulto con la capacidad de solucionar sus inconvenientes. Y eso tiene un valor inmenso.

Tú y yo ahora entendemos aproximadamente de qué forma marcha este planeta. Pero nuestros hijos aún deben descubrirlo. ¿Por qué razón quitarles la posibilidad de llevarlo a cabo?

Califica este artículo

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...