Jugar con minimundos es más esencial de lo que semeja: te ofrecemos las claves para edificarlos - crucifix.es

Las pequeñas y los pequeños nos dicen varias cosas por medio de su juego. Solo hay que observarles y ofrecerles materiales con los que dejen volar su imaginación. ¿Y sabes cuál es una de nuestras herramientas preferidas para recrearnos en su juego? Los minimundos.

Pero comencemos por el principio, enseñando qué son: los minimundos son la base del juego libre desestructurado. Mediante ellos, las pequeñas y los pequeños dan forma a todo cuanto les ronda por la cabeza: forman niveles, recrean ocasiones y reviven historias que igual se quedaron bloqueadas en su cerebro.

Son una forma fantástica de transformar en algo real y tangible todo cuanto tienen en la cabeza.

 

Son la mágica forma que tienen de comenzar a entender el planeta a su forma.

  • ¿Y cuándo comenzar?

Es la enorme pregunta. A fin de que se despierte la chispa por los minimundos, lo idóneo es aguardar a que nuestros peques estén en la etapa del juego simbólico, sobre los 3 años, si bien la explosión con esta clase de juego puede venir aun mucho más adelante, sobre los 4 o 5 años.

Pero lo cierto es que los minimundos se acostumbran a sugerir bastante antes: familias y academias usan los minimundos como “convidaciones al juego” desde el año.

 

Minimundos - piezas y luz

 

Siempre y en todo momento debemos tener claro que en esa primera etapa vamos a ser las adultas las que prepararemos el material, y que el juego en esos años es, más que nada, juego heurístico, de hallazgo.

Te charlamos aquí de esa etapa de minimundos antes de los 3 años. Pues sí, puedes darle una bandeja como las de las fotografías, preparadas con todo lujo de aspecto, a tu peque de menos de 3 años. Pero probablemente su etapa de juego sea otra, mucho más “destructora” y de exploración, conque en esta etapa escogemos prestar elementos que no definen el juego y dejan hacer sin límites.

 

Es un planeta de opciones infinitas.

 

Minimundos - playa

 

  • ¿De qué manera elaborar los minimundos?

Es esencial tener un espacio de juego ordenado y ordenado para hacerlo todo. Nuestra primera recomendación es acotar el espacio con una alfombra, una bandeja transparente o una tuff tray, para de esta manera ofrecer a los peques un espacio preciso para hacer.

Y seguidamente, ordenar el material en cajas, cestos o bandejas a fin de que lo tengan a mano.

Minimundos - ártico

 

  • ¿Qué integrar en los minimundos?

Debemos confesar que somos fanes absolutas de la creación de minimundos y que nos divertimos mucho montándolos. De esta manera que iremos a contarte lo que jamás falta en nuestras bandejas:

  • Una base sensorial: arroz teñido, legumbres, arena, kinetic sand, nieve, agua, hielo, yerba, musgo, tierra, barro, bolas de gel, el césped para la tuff tray… O una combinación de múltiples de ellas.

 

Minimundos - granja

 

  • Elementos de la naturaleza: piñas, palos, piedras, conchas, bellotas, hojas, plumas,… Si tu peque es pequeño, podéis iniciar con una excursión a la naturaleza y también ir recogiendo los elementos que le llamen la atención.
  • Miniaturas de Safari. Hay tanta pluralidad de miniaturas que siempre y en todo momento existe alguna que nos viene bien en nuestros minimundos.
  • Elementos de juego abierto: piezas de Grapat, gemas de colores o alguna parte de Grimms.

 

Minimundos - selva

Entonces, en dependencia de la edad de tu peque, puedes elaborar alguna actividad relacionada con el minimundo con el que habéis jugado.

Por servirnos de un ejemplo, tras hacer el minimundo de la selva, le solicitamos a Aroa de 2 Gorriones que nos preparara múltiples proposiciones de actividad. Te las puedes bajar AQUÍ.

Como ves, tienes un montón de tarjetas tres partes (en este articulo te enseñamos de qué manera y desde cuándo se usan), una sopa de letras, una actividad para repartir a los diferentes animales por sus hábitats, otra para relacionar animal y pelaje,… Son muchas ocupaciones y que se tienen la posibilidad de amoldar muy simple a tu familia, tenga la edad que tenga tu peque.

 


 

Un último apunte: los minimundos de las fotografías los hemos desarrollado personas adultas. Si estas buscando inspiración en Internet, aparecerán asimismo minimundos lindos, idóneos y súper Pinterest. Pero en el momento en que dejamos a las pequeñas y a los pequeños hacer y jugar, el resultado es diferente: caótico, desordenado y no tan verdadera. Y sus minimundos van a ser igual o mucho más espectaculares que los que se ven por las comunidades.

Pues la meta de esta iniciativa de juego no es hallar el resultado estético especial. Es dejar volar la imaginación de los mucho más peques; dejarles expresarse a través del juego.

 

Lo mucho más fantástico de los minimundos no es el resultado, sino más bien todo lo que sucede mientras que se crean.

Califica este artículo

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...