LA CLAVE DEL ÉXITO DEL MONSTRUO DE COLORES - crucifix.es

El Monstruo de colores se convirtió en una herramienta de educación sensible

 

Cientos de ejemplares vendidos. Best seller en el ámbito de libros infantiles. ¿Por qué razón ha triunfado El monstruo de colores?

No es una de esas tendencias capaces de agotar un preciso juguete en todas y cada una las considerables superficies.

El monstruo de colores, de Anna Repletas, es un fenómeno que ha traspasado la hora del cuento antes de reposar y llegó hasta las salas.

 

 

No solo lo tienen en su habitación. Asimismo lo usan en la escuela pues ha convencido a los docentes.

Pero, ¿por qué razón?

Consiguió solucionar con ilustraciones y poco artículo un tema singularmente bien difícil de emprender: la educación sensible de los pequeños.

Observemos de qué manera lo hizo:

1.

Traduce las primordiales conmuevas al idioma visual que los pequeños ahora conocen: los colores.

Cada emoción tiene asignado un color. Y el monstruo, para sentirse bien, debe ir identificando y metiendo en un bote cada una.

 

Este es el paso inicial de una aceptable educación sensible: que el niño sepa detectar lo que siente.

 

2.

Usa contenidos escritos cortos y expresiones llanas para poner nombre a cada emoción y comprenderla.

Detalla lo pequeños que nos hace sentir el temor, el fuego de la íra o la luz de la alegría. En el momento en que le ponemos nombre algo, entendemos después comunicarlo.

 

Es el segundo paso: que el niño sea con la capacidad de decirnos lo que siente.

 

3.

El monstruo organiza su caos sensible de una manera muy básica y visual: mete cada una en su bote.

 

Ahí tienes el tercer paso que todos deseamos que den nuestros hijos: encauzar sus conmuevas.

 

Que su íra no se transforme en rabieta. Que su reacción no sea chillar, plañir o pegar.

 

4.

El monstruo tiene una compañera en el libro. Es una pequeña que le asiste para desembrollar cada emoción y comprenderla. ¿Cuál es su papel?

Es una tercera persona. Pero siente exactamente las mismas conmuevas que nosotros.

 

Ella es el cuarto paso: la empatía.

 

Si tu hijo comprende que no solo él tiene conmuevas, sino el resto de pequeños (y mayores) asimismo las tienen, va a llegar a ser con la capacidad de ponerse en el sitio del otro, entender de qué manera se siente y comprenderle. ¿Cuánto valor tiene eso?

 

Monstruo de colores

 

Los progenitores hemos encontrado en este libro un vehículo para llegar a las conmuevas de nuestros hijos. Para charlar con ellos de ese tema tan etéreo y bien difícil de argumentar.

Y llevarlo a cabo desde pequeños, claro. En el momento en que es realmente complejo.

El libro está amoldado completamente a la manera que tienen los pequeños de comprender las cosas en sus primeros años.

  • Los contenidos escritos son bastante breves para que no pierdan la atención.
  • Las ilustraciones alientan al tacto, el primordial instrumento de entendimiento de un niño pequeño. No solo en la versión pop-up del libro. En la versión habitual, los dibujos semejan tener relieve y textura.

 

Míralo tú misma:

 

La red está llena de materiales conformados por familias y docentes para llevar el cuento mucho más allí: imprimibles, botes, piedras, nudos…

Nosotras mismas decidimos sugerirte en nuestra tienda unos pañuelos de colores con los que consigas continuar haciendo un trabajo las conmuevas tomando como base el libro.

E inclusive la autora, en su página web, ofrece 3 ejercicios que realizar con los pequeños a fin de que interioricen la historia.

 

¿Tienes el libro en el hogar? Cuéntanos tu experiencia con él.

ÚNETE A LA FAMILIA ALUPÉ
vamos a compartir buenas ideas cada semana

 

Califica este artículo

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...