La mejor estimulación para tu bebé eres tú - crucifix.es

Disponemos siempre y en todo momento mucha prisa en que los pequeños y las pequeñas avancen en su avance. En que gateen, anden, charlen y se sepan los colores antes que el resto. Y no nos ofrecemos cuenta de que al forzarles, lo único que logramos es frenar su evolución.

Confía

Si detenemos y confiamos, si les dejamos, van a aprender cada cosa a su ritmo. En el momento en que estén completados.

Pero qué bien difícil es confiar, ¿verdad?

Consideramos que si no les ponemos boca abajo, no van a poder llevarlo a cabo solos.

Que si no les ofrecemos la mano, no van a aprender a caminar.

Que si no les elaboramos mil ocupaciones con los colores primarios, no se los van a aprender.

Aro con cintas del Kit Montessori

¿Te cuento una cosa? Mi hijo mayor aprendió los colores con los turismos. Sí. Con los turismos aparcados por la calle.

En el hogar teníamos un bonito ámbito listo con juguetes espectaculares que él utilizaba a su forma muy ocasionalmente. Y todos y cada uno de los días salíamos asimismo a pasear. Uno de esos días, comenzó a indicar los turismos verdes y a decir “vede”. Día a día fue sumando colores a su vocabulario.

Y te hago un spoiler: los números del 0 al 9 los aprendió con las matrículas 🙂

Caja de permanencia

Con esto deseo decir que no entendemos qué será lo que despierte el interés en los pequeños y en las pequeñas.

Qué será lo que les estimule para estudiar algo preciso.

Yo jamás imaginé que mi hijo iba a ignorar los juguetes de casa y que iba a usar los turismos de la calle para estudiar, entre otras muchas cosas, los colores y los números.

Pero hay algo que siempre y en todo momento marcha, algo que sí puedes llevar a cabo: acompañarle y confiar. Dejar atrás tus esperanzas y entender de forma positiva que tu bebé va a estudiar a caminar, a charlar, los colores, los números, y a contar. En el momento en que esté listo.

Reitera conmigo: c u a n d o   y también s t é   p r y también p a r a d o.

Elementos del cesto de los bienes Montessori

Nacer: estimulación de 0 a 100

Si aun de esta forma, precisas materiales con los que estimularle, tenemos la posibilidad de realizar una lista. Pero te informamos de que será una lista pequeñísima, pues no pensamos que los bebés precisen estimulación.

Vamos a ponernos en situación: el mero hecho de nacer es un trámite bastante duro, no sé si lo recuerdas.

Ponte en su sitio. El útero materno es un espacio calentito, con poca luz, con ruidos sutiles, donde sus pretensiones de alimento están cumplidas.

Y de pronto, pasan a un espacio colosal, frío, ruidoso, lumínico, y la comida por el momento no les llega a través del cordón umbilical.

Conque en un momento, pasaron de cero a cien en estimulación.

Precisan regresar al cuerpo de su madre, que es su casa, y desde ahí, iniciar, muy de a poco, a ir conociendo el nuevo sitio en el que viven.

Mordedor de caucho

Conque, ¿de qué manera alentar a un bebé de, pongamos, menos de 4 meses? Protegiéndole y alimentándole. Tan simple y tan bien difícil como eso.

Un bebé de menos de 4 meses no requiere juguetes. Precisa contacto físico y alimento a demanda.

Y precisa otra cosa mucho más. Muy fundamental: movimiento libre. Precisa estar con ropa cómoda, que no le dificulte los movimientos, y sin atar.

Si tienes ganas de saber mucho más del movimiento libre, recientemente charlamos de Emili Pikler en el blog. Era una mujer muy sabia, y el producto merece bastante la pena.

Pelota Pikler
Pañuelos de colores

¿Qué juguetes puedes prestar a tu bebé?

Y desde los 5 o 6 meses, tenemos la posibilidad de ir ofertando al bebé elementos rutinarios de distintas materiales, a fin de que los vaya explorando con sus cinco sentidos. Ciertos ejemplos de esto:

  • Pelota Pikler. Una pelota de bambú, llevada a cabo de manera artesanal sin pegamentos, y que resulta muy simple de agarrar para los bebés. Además de esto, la pelota se va a ir rodando, pero poquito, y comenzarán a estimar reptar y gatear para alcanzarla.
  • Rodari. Les impulsa asimismo el movimiento, y la psicomotricidad fina si procuran sacar las bolas por los barrotes 🙂
  • Cesto de bienes. Jugar con elementos rutinarios es básico para la educación y el avance de los bebés. En el final, lo que les atrae es comprender cosas que nosotros usamos, con diferentes texturas, materiales, pesos y formas. ¿Probaste a ponerle una cesta con elementos de vuestra casa a tu bebé? Es diversión asegurado.
  • Kit Montessori. Es otra versión del cesto de bienes, con materiales distintas y que aconsejamos asimismo bastante.
  • Caja de permanencia. Un material que asiste para los bebés a comprender que algo o alguien no desaparece si no lo ven. Existen muchas cajas, y charlamos de ellas en el blog. Para iniciar, la caja mucho más básica es la aconsejable.
  • Triángulo Pikler. Un material al que sacaréis chispas. Tienen la posibilidad de usar desde bebés hasta el momento en que son bien mayores. Tiene muchas opciones, y en el momento en que son bebés es un reto para ellos. Te lo aseguro: los bebés, los pequeños y las pequeñas sienten una fascinación mágica por este material.

Cesto de los bienes

Tú, su mejor estimulación

Finalmente, te sugiero una cosa. Una actividad para alentar a tu bebé, si lo quieres.

El día de hoy, en el momento en que estéis en el hogar, no le coloques en la hamaca o en la cuna. Ni en la mantita de ocupaciones.

Descalza a tu bebé (sosegada, no se marcha a enfriar) y tumbaros los 2 boca arriba en el suelo. Sí, en el suelo. Sin alfombras, pues las alfombras tienen la posibilidad de resbalar y complicar sus movimientos. Y sí, túmbate tú asimismo.

Y en este momento, solo miraros. Y prueba a imitar los movimientos de tu bebé mientras que le sonríes. Si tu bebé se pone boca abajo, tú rueda asimismo. Si procura gatear, tú lo mismo.

Eso es todo. Tu bebé va a ser enormemente feliz observando a su persona de referencia a su altura, entregada a esa actividad, y eso le estimulará para continuar moviéndose.

Rodari

Y, o sea súper esencial: no le asistas. Coloca a tu bebé en el suelo en la última situación que haya alcanzado por sí solo. Si ahora sabe ponerse boca abajo, le puedes poner en el suelo boca abajo. Si no, no es requisito. Va a hacer mas fuerte el cuello si bien no le coloques boca abajo, te lo aseguramos 😉

Y de esta manera, poquito a poco, los bebés van logrando jalones en su avance. Van a ir, a su ritmo, caminando hasta hallar sentarse, gatear y caminar.

Ahora lo afirmaba Emili Pikler: “Procurar educar a un niño algo que puede estudiar por sí solo no solo es inútil. Asimismo amenazante”.

Enserio te lo digo: confía 🙂

Y tú, ¿piensas que los bebés precisan estimulación?

¿Te cuesta confiar?

Califica este artículo

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...