Los columpios son considerablemente más que un juego - crucifix.es

Los juegos de movimiento son un factor indispensable para el avance psicomotriz

 

A los pequeños les gusta mucho desplazarse. Una cosa obvia. ¿no? Si tienes hijos, no te estoy conociendo nada. Entonces, ¿por qué razón no dejarles llevar a cabo lo que mucho más les agrada? Los juegos de movimiento siempre y en todo momento son un éxito y, al unísono, una importante herramienta para su avance.

Un columpio, una escalera para escalar, un trapecio… Los pequeños ven en ellos desafíos y aventuras. Tú, un instrumento a fin de que descubran su cuerpo y sus límites.

Lo cierto es que para estudiar a usar bien nuestro cuerpo requerimos mucha práctica. De ahí que es tan esencial el movimiento en los pequeños. Cuanto mucho más se estimule y ejercite el cuerpo, mayor seguridad, habilidad y agilidad van a ir construyendo.

 

 

No es al azar que los institutos tengan salas de psicomotricidad desde bien pequeños.

¿Qué sucede? Que a los pequeños les sabe a poco ese rato entre colchonetas. Desean mucho más y no en todos los casos es simple tener a mano un columpio, más que nada en invierno.

Sería maravilloso hacer todos y cada uno de los ejercicios que les agradan en el hogar, ¿verdad?

Recientemente charlábamos de de qué forma jugar con arena y agua en el hogar, pese al mal tiempo, y el día de hoy te planteamos realizar lo mismo con juegos de movimiento.

 

columpio de madera

 

Un columpio con anillas o uno de plato, una escalera colgante… Fue el obsequio que dejaron los Reyes Magos en nuestra casa y le están sacando chispas.

Alén de lo entretenido que resulta encaramarse a balancines y columpios, colgarse de escaleras o ponerse boca abajo en una cuerda, estos juegos asisten al niño a hacer mas fuerte sus músculos y articulaciones. Y a entrenar sus movimientos.

Solo de esta manera mejoran su control corporal y alcanzan realizar precisamente lo que desean. Movimientos precisos.

Y no solo lo nota su cuerpo. Su cabeza va a aprender a controlar el espacio.

En estos juegos el niño sube, baja, trepa, coge, suelta, se desliza, entra, sale… Todas y cada una estas vivencias le asisten a supervisar el espacio y las distancias, algo que más adelante le va a facilitar la entendimiento de conceptos matemáticos.

 

columpio de madera

 

Y la autovaloración asimismo se ve reforzada.

Se va a dar cuenta de todo cuanto es con la capacidad de llevar a cabo por sí solo y proseguirá tratando novedades. Esa es siempre y en todo momento la clave del estudio.

Conforme vaya consiguiendo novedosas capacidades, es muy posible que desee probarte todo cuanto sabe llevar a cabo. Respeta su ritmo y acompáñalo.

Lograras conocer qué le amedrenta, asistirle a encauzar su frustración en el momento en que algo no le salga completamente bien y motivarlo a fin de que prosiga intentándolo hasta hallar su misión.

 

columpio de madera

 

Y mira. Los pequeños usan su cuerpo para expresarse. En el momento en que aún no tienen idea detectar realmente bien sus conmuevas, ni de qué forma contarte lo que sienten, expresan todo eso que les pasa por la parte interior mediante sus movimientos.

Evidentemente, observa su seguridad.

Nosotras contamos la fortuna de poder fijar al techo esta clase de elementos de juego. Si tú asimismo puedes llevarlo a cabo, te aconsejamos al 100% ingresar un columpio o una escalera en los ratos de juego de tus hijos. Con lo que van a aprender y con lo que disfrutaréis juntos.

¿Te animas?

Califica este artículo

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...