¿Por qué razón los más destacados juguetes no se comunican en televisión? - crucifix.es

Semeja que lo que no observamos en televisión no existe, pero los juguetes mucho más importantes jamás van en los avisos.

 

Hagamos una prueba. En este momento que empieza el bombardeo de avisos de juguetes en televisión, contaremos cuántas ocasiones observamos en pantalla algún muñeco de merchandising de Disney o Clan, y cuántas el arco iris Waldorf o la tabla curva.

Bueno, igual nos ahorramos la prueba, ¿no? Vete tú a comprender cuántas ocasiones van a salir Rider y Marshall. Lo que es casi seguro es que no observaremos ningún material Waldorf ni Montessori.

¿Por qué razón?

¿Es que los pequeños gozan mucho más jugando con lo que se comunica en televisión? No, eso no es verdad. Entonces, ¿quién tiene la culpa?

 

 

Existen varios ‘responsables’.

El primero es el que piensas: el dinero. Solo las considerables industrias jugueteras tienen presupuesto para desarrollar campañas de marketing y propaganda a enorme escala.

 

20 segundos de televisión puede valer actualmente hasta 26.000 euros en una aceptable franja horaria

 

El segundo ‘culpable’ es la filosofía de los propios desarrolladores. Los buenos juguetes, naturales y educativos, se fabrican de manera artesanal.

Ciertos tienen el desarrollo mucho más mecanizado y otros menos, pero todos son compañías familiares que en ningún caso generan en serie. Iría en oposición a su filosofía y el resultado final -el juguete- no sería igual.

 

Muñecas waldorf

 

Sin fabricación en serie es imposible lograr un volumen de producción bastante para intentar ser ‘el juguete de las Navidades’.

Y hay un tercer culpable: nosotros, los clientes del servicio.

En el momento en que compraremos un juguete a un niño, procuramos un estímulo inmediato, más que nada en Navidad. Deseamos que solamente abrir el obsequio, el niño tenga una reacción efectiva.

No pensamos en un largo plazo.

 

Tabla curva

 

No cabe duda de que los pequeños se encaprichan de lo que ven en televisión, en especial del merchandising de sus individuos preferidos de ficción. Y, indudablemente, la Navidad es el peor instante para negarles esos antojos.

Pero, ¿por qué razón no atender ese deseo mucho más comercial con un pijama, un estuche o una mochila, por poner un ejemplo?

 

El juego es estudio. Deberíamos sostenerlo ajeno de las tendencias.

 

La cuestión es que los buenos juguetes, los más destacados, jamás los observamos en televisión.

Puede que te andas preguntando qué deseamos decir con eso de «buenos juguetes». Hablamos a esos juegos que asisten al niño a conocer el planeta, que impulsan sus sentidos, que le fuerzan a imaginar…

 

Juguetes montessori

 

Cuantas mucho más cosas sea con la capacidad de llevar a cabo un juguete, menos cosas deberá realizar el niño que lo tenga entre manos. ¿Te habías parado a pensarlo?

De ahí que mencionamos que un fácil palo es preferible juguete que un muñeco con la capacidad de plañir, charlar y caminar. Este se lo da todo hecho. Juego cerrado. Ningún margen para la imaginación y la educación.

 

Nosotras siempre y en todo momento procuramos juguetes que no hagan prácticamente nada a fin de que deban llevarlo a cabo nuestros hijos. Y esos no están en la televisión.

¿Tú qué opinas? ¿De qué manera escoges los juguetes que compras?

Califica este artículo

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...