¿Qué juguetes precisa un bebé? Solo un cesto de los bienes - crucifix.es

Todos y cada uno de los juegos que precisa un bebé para desarrollar sus habilidades caben en un cesto de los bienes

 

Un bebé no requiere juguetes. Lo que precisa es jugar. Y para eso, los juguetes le sobran.

Lo único que precisa a lo largo de su primer año de vida son varios elementos rutinarios en un pequeño cesto. Su cesto de los bienes.

Terminan de llegar a este planeta, no lo conocen y están deseando que les dejemos conocer de qué manera es. ¿Piensas que algún juguete de plástico, en teoría “concebido para bebés”, le da esa información que busca?

Por servirnos de un ejemplo. ¿Le enseña a qué huele la madera? ¿Que el metal es mucho más frío que el corcho? ¿Que la lona es despacio y maleable, al tiempo que el cartón es rugoso y mucho más duro? ¿Que suena diferente un golpe en un mortero que en un bote de vidrio?

Y, más que nada: ¿le deja escoger qué desea conocer el día de hoy?

Temo que la contestación es no.

 

 

La razón es la de siempre y en todo momento: quién hace el juego, quién lo piensa, quién es el personaje principal. ¿El niño o el adulto que lo diseñó?

Piensa en lo que hace un bebé en relación se lúcida. Mira, trata de coger lo que tiene a su alcance, lo toca, lo bate, se lo transporta a la boca y, si piensa que por el momento no puede sacarle mucho más jugo, lo tira.

Si le das un juguete de plástico, no va a tardar en perder interés y prestar atención al envoltorio, la caja, lo que sea. Él procurará cosas que le den mucho más información.

Otros sonidos, otros sabores, texturas, materiales que logre desfigurar y romper…

Por el hecho de que a un bebé no le atraen para nada los juguetes. Lo único que le resultan de interés son los descubrimientos. Y su mayor botín son los elementos rutinarios.

 

¿Qué tenemos la posibilidad de meter en el cesto?

Busca elementos comunes en cualquier casa de distintas materiales, formas, tamaño y textura. Deseamos que ponga en marcha sus cinco sentidos, conque busca:

  • Elementos naturales: tienen la posibilidad de ser piñas, piedras, conchas, un trozo de corteza de un árbol…
  • Cosas de madera: menaje de cocina, pinzas de la ropa, un pincel…
  • Algo de metal: un colador, un manojo de llaves, una cadena…
  • Papel o cartón: por servirnos de un ejemplo, una huevera o el tubo interior del papel del váter.
  • Un elemento de vidrio fuerte: un tarro de mermelada, por poner un ejemplo.
  • Distintas tejidos: un ovillo de lana, un monedero de piel, una goma de pelo, un tapón de corcho…

 

cesto de los tesoros

 

Si no te gusta llevarlo a cabo tú mismo, puedes solicitarnos uno. Poseemos cestos de los bienes ahora preparados con esta clase de elementos. Puedes hacerte un concepto de los elementos que incluye en la fotografía de arriba.

puedes llevar a cabo el tuyo, por servirnos de un ejemplo con:

  • Cinta del viento.
  • Copa y huevo.
  • Disco de agarre.
  • Bolas naturales.
  • Mordedor pez.

 

¿Qué va a aprender el bebé?

  • Descubrirá el planeta y los materiales que van a rodearle en resto de su historia. Va a saber de qué forma se comportan, de qué manera huelen, que unos se rompen y otros no, la temperatura, el peso…
  • Va a ganar capacidad manual y coordinación al manejar diferentes géneros de elementos, de diferente peso y tamaño.
  • Comenzará a tomar resoluciones. Fáciles, sí. Pero seleccionar una cosa u otra es una resolución que va a tomar por si acaso mismo.
  • Concentración. Es muy apreciado que un niño aprenda desde bebé a centrarse en lo que hace.
  • Adiestrará sus sentidos. Todos. Deberá colocarlos a trabajar para sacar toda la información que desea.
  • Autonomía. El bebé escoge y escoge pues el juego no les afirma lo que deben realizar. Conque no lo hagas tú tampoco.

 

¿De qué forma tenemos la posibilidad de asistirle?

Solo acompáñalo y mira.

Ahora entendemos que a los mayores nos cuesta no intervenir, no decirles lo que pensamos que es la manera adecuada de realizar cada cosa. Pero debemos llevarlo a cabo.

Nuestra presencia es suficiente para ofrecerle seguridad. No requiere solamente. El niño va a ir conociendo por sí solo de qué forma marcha todo y lo va a aprender para toda la vida.

 

Cesto de los tesoros

 

Si el bebé aún no sigue sentado, déjale tumbado boca arriba y coloca ciertos elementos del cesto a su alrededor. A su alcance.

En el momento en que ahora se siente, deja el cesto a su alcance para escoja qué elementos desea coger.

¿Y en el momento en que comience a desplazarse? ¿Tras el primer año? Entonces podéis comenzar a entrenar el juego huerístico. ¿Recuerdas lo que charlamos la semana anterior sobre ese juego?

Hablamos de que el niño prosiga aprendiendo del mismo modo: por medio de la experimentación y el hallazgo.

Por el hecho de que lo que aprendemos por nosotros, no lo olvidamos jamás. ¿Verdad?

Califica este artículo

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...