¿QUIERES AYUDAR A TU HIJO, DE VERDAD, A APRENDER A ESCRIBIR? - crucifix.es

Estudiar a redactar es un desarrollo largo. Tú puedes lograr que el niño esté listo físicamente para encararlo

 

No te hablaré de cuadernos de caligrafía. Ni de lapiceros ergonómicos. En verdad, olvídate de ellos. Tal y como si no existiesen. Si deseas contribuir a tu hijo, enserio, a estudiar a redactar, tendrás que dejarle jugar.

Pero hayamos ido por partes. Antes de seguir, vamos a comprender de qué manera aprende a redactar un niño.

Es un desarrollo complejo en el que intervienen 2 componentes: su madurez y su avance motriz.

 

 

La madurez

 

En el momento en que tu hijo tenga la madurez bastante, va a ser con la capacidad de transformar los sonidos en letras y los pensamientos en signos. ¿Sabes lo difícil que es esto?

 

Es el mayor reto al que se ha enfrentado jamás y es algo irrealizable de forzar.

 

Habrás oído millones de ocasiones que cada niño tiene sus ritmos. Pero en un caso así tienes que poseerlo singularmente presente pues no puedes apresurar su madurez.

Va a llegar. Seguro. Y todo cuanto hagas para forzarlo va a ser contraproducente.

Entonces, ¿qué puedes realizar?

 

aprender a escribir

 

El avance motriz

 

Puedes hallar que el niño esté listo físicamente para redactar y que vaya todo rodado en el momento en que su cerebro esté listo.

 

Por el hecho de que redactar bien, al comienzo, es una cuestión física.

 

Los causantes son los músculos de su mano, de su brazo e inclusive de su espalda. ¿No te lo habías planteado?

Piensa un instante a un niño escribiendo.

  • Precisa un leño estable que le sostenga erguido.
  • Que los músculos de su hombro sean fuertes y flexibles para supervisar el brazo.
  • Que su muñeca sea con la capacidad de mantener y girar la mano.
  • Y, al fin, que los músculos de su mano tengan la fuerza bastante para supervisar la presión y la dirección de manera precisa.

 

aprender a escribir

 

¿Le asistimos a lograrlo? El ‘entrenamiento’ le va a encantar.

Los 2 primeros puntos déjalos en sus manos. En el momento en que trepa en el parque o se cuelga de una barra jugando, está robusteciendo su espalda y sus brazos.

Vamos a centrarnos en los músculos de la mano que deberá emplear particularmente para redactar.

Los va a estar adiestrando si pones en sus manos a fin de que juegue:

 

-> Plantillas geométricas Montessori   [ foto 1 ]

-> Un telar   [ foto 2 ]

-> Un juego de pinzas   [ foto 3 ]

-> Pinturas con forma de roca   [ foto 4 ]

-> Comiditas de madera que logren ‘recortar’   [ foto 5 ]

 

Todos estos juegos le forzarán a adoptar la situación de escritura o a llevar a cabo fuerza con los músculos que usamos para redactar.

Adiestran su mano y o sea considerablemente más eficiente para hallar una aceptable caligrafía que cualquier cuadernillo repetitivo.

  • Le enseñan a supervisar su movimiento: dirección y precisión.
  • Trabajan la coordinación entre su ojo y su mano.
  • Endurecen sus músculos.

 

aprender a escribir

 

Ten presente que los pequeños comienzan muy motivados a estudiar a redactar, pero es un desarrollo bien difícil y tienen la posibilidad de sentirse frustrados.

 

Desde el momento en que comienzan a preparara para redactar hasta el momento en que lo hacen apropiadamente suelen suceder 3 o 4 años.

 

Es esencial no presionarles. Tenemos la posibilidad de empujarlos, pero de otra forma.

 

¿Te preocupa este tema? Cuéntanos.

Califica este artículo

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...