Cinco consejos para mantener a los niños enfocados

Algunas sugerencias para ayudar a los más pequeños a desarrollar la aplicación mental de forma divertida y aprovechando el juego y los pequeños trucos.

Puede suceder que incluso los más pequeños tengan dificultades de vez en cuando para mantener la concentración y el enfoque adecuados durante una tarea o actividad. Hay muchas maneras de ayudar a enfocar ciertos momentos también en función de la edad del sujeto.

Reducir posibles distracciones externas

Un entorno lleno de ideas y estímulos suele ser una base importante para el desarrollo del niño. Desde este punto de vista, variar y tener sugerencias visuales, táctiles y auditivas aumenta la curiosidad de los más pequeños. En algunos casos, sobre todo cuando llega el momento de estudiar, es recomendable crear una zona tranquila y apacible para que el niño pueda prestar atención a lo que tiene que hacer, sin ruidos de fondo y entretenimiento a la vuelta de la esquina.

Por ello, sería conveniente distinguir y separar la parte de la casa dedicada al recreo y entretenimiento de la destinada a dar al niño la oportunidad de estudiar o dedicarse a las pequeñas tareas que le han sido asignadas. En este punto se ha creado una zona cómoda para el niño, un lugar donde también puede bromear y divertirse, pero procediendo a la resolución de las tareas asignadas. Una buena iluminación y una ubicación cómoda con todo lo necesario pueden crear las condiciones para lo que vendrá después.

Estimular los sentidos

Otro aspecto importante se refiere a las sensaciones experimentadas por el niño. Invitarlo a contar cómo le fue en el día ayuda a la memoria y la organización de los eventos, y mientras tanto también a la concentración. Un argumento similar también se aplica a la observación del entorno que lo rodea, continuar estimulando al niño diciéndole lo que ha notado sobre ese árbol en particular, o imaginando nuevos colores y configuraciones, es otra herramienta que le permite mantener mejor la atención en un determinado objeto o punto en cuestión.

Luego, pedir que describa los sonidos del día, o de un lugar en el que acaba de estar, o incluso de la habitación, fortalece y mejora la versatilidad y el espíritu de observación con el tiempo. Touch también tiene una gran función de implicación. A partir de la experiencia sobre las superficies y el contacto directo, se pueden configurar juegos con la memoria y la comparación entre dos elementos aparentemente muy diferentes en el centro.

Dar paso a la creatividad

Recorta dibujos o diviértete coloreando tratando de encajar siempre dentro de las líneas. Estos son solo dos ejemplos de actividades que estimulan al niño y que a través de una actividad lúdica fortalecen su capacidad de mantenerse enfocado en un punto, un momento y una situación en particular.

Hay que decir que también es muy importante la capacidad de los padres de dar crédito al hijo por los pequeños pero importantes logros conseguidos día tras día. El aspecto de la gratificación es algo que al pequeño le importa mucho y ver que sus padres también se interesan por lo que dice, lo que ha conseguido o su historia del día mejora y fortalece la autoestima.

Pequeños retos a afrontar poco a poco

Otro método interesante consiste en proponer al niño problemas y operaciones sencillas a realizar. Pueden ser adivinanzas, memorizar un poema o realizar ejercicios de pregrafismo, para abordar desde una perspectiva que por un lado implica agrado y pone en movimiento la cabeza y la coordinación incluso con la mano o con otras partes del cuerpo.

Hay que entrar entonces en el orden de las ideas que concentrarse puede parecer agotador pero que poco a poco uno logra acostumbrarse a este esfuerzo, sacando también mucha satisfacción de esta práctica. En definitiva, puede parecer extraño pero concentrarse también tiene un aspecto divertido. La satisfacción final que uno siente al ver cumplida una tarea o algo a lo que le hemos dedicado pasión y esfuerzo, compensa y da una sensación de placer también al niño.

Intervalos y mucha paciencia.

Una vez que te pones a trabajar, tienes que considerar cómo tomar descansos y cómo administrar la carga son aspectos muy importantes. Comenzar una actividad sin un minuto dedicado a un descanso, o comenzar de inmediato con algo muy difícil, puede tener el efecto de desmotivar al niño que ve una roca demasiado alta frente a él. Por eso es recomendable tomarse el tiempo adecuado para reordenar las ideas y dejar que la mente respire.

Por parte de los padres, entonces, sugerimos armarse de paciencia y comprender que cada uno tiene sus propios tiempos para abordar un desafío, tiempos que deben ser respetados. La crítica excesiva no trae nada bueno. En algunos casos también hay objetos que pueden ayudar a centrar mejor la atención. Las construcciones o ensamblajes de diferentes elementos y partes desarrollan progresivamente la capacidad de razonamiento y manejo de las partes individuales para luego componer un cuadro mayor y la figura completa.

Desde hace unos años, también han aparecido en el mercado los fidget spinners, ruedas que han tenido un gran éxito, especialmente entre los adolescentes. Hay quien dice que también ayudan como antiestrés, y los fidget spinners más vendidos tienen las formas y características más diversas, lo cierto es que son un pasatiempo que ha calado con el boca a boca y que nos Todavía oiré hablar por un tiempo’.