Cómo explicar la Pascua a los niños del catecismo

Las celebraciones que preparan a los fieles católicos para la Pascua están llenas de significado y pueden inspirar a los niños en su vida cotidiana

Para explicar la pascua a los niños es necesario comprender cabalmente el significado simbólico de esta celebración, una de las más importantes del catolicismo. De hecho, se considera el evento más cargado de valor cristiano, incluso en comparación con la Navidad. La razón está en el sentido que asume el sacrificio de Jesús, el hijo de Dios, para redimir a su pueblo y librarlo de la marca del Pecado Original.

Se celebra cerca del final del invierno y el comienzo de la primavera, representando la transición de un período de estasis a uno más fértil propio del verano. Sus múltiples símbolos de renacimiento y renovación son la mejor oportunidad para hablar con los niños sobre temas importantes que llenan de valor sus vidas.

El verdadero significado de la Pascua

Una de las celebraciones más significativas para los creyentes de la fe cristiana, la Pascua representa un momento de transformación y purificación. En su celebración se representan los pasajes cruciales que llevaron a Cristo a morir y luego resucitar. Jesús regresa del mundo de los muertos en su cuerpo humano para redimir a la humanidad del Pecado Original cometido por Adán y Eva.

En el origen de la palabra Pascua es el significado del pasaje Además del de muerte a vida para Jesucristo, adquiere un valor diferente según la tradición a la que se refiera. Las celebraciones de Semana Santa son comunes a varias religiones. Los principales sin duda el cristiano y el judío. Este último celebra el paso del pueblo judío por el Mar Rojo y la liberación de la esclavitud egipcia con el rito pascual.

Reflexionar sobre el significado profundo de la transformación y el cambio representa una oportunidad preciosa. como el vitaminas para niños este tipo de reflexión también asume un valor esencial durante el crecimiento.

Los rituales que preceden al advenimiento de la Pascua

Una celebración llena de símbolos y eventos relacionados, puede que no sea fácil de explicar a los niños del catecismo. Por eso es bueno aislar los diferentes episodios que caracterizan las etapas de preparación para comprender su significado y explicárselo a los niños para que ellos también puedan comprenderlo.

También se caracteriza por ser una fiesta móvil, es decir, cae cada año en una fecha diferente y de ella también dependen los acontecimientos que la preceden, desde el carnaval hasta el Domingo de Ramos.

Cuaresma explicada a los niños

La Pascua se celebra el domingo siguiente a la primera luna llena de primavera, antes de esta fecha se observan los aproximadamente cuarenta días caracterizados por renuncias más o menos importantes – Cuaresma – que representa un período de penitencia preparatorio para el momento del renacimiento que se está preparando para celebrar. Este es el momento del ayuno del viernes, en el que se suele evitar la carne o los dulces.

Durante el año hay varias oportunidades para probar la fuerza de voluntad formulando láminas. Son privaciones más o menos importantes que se realizan en el nombre de Jesús o de Nuestra Señora, pueden inspirar a los niños a realizar acciones motivadoras y de gran perseverancia.


Domingo de Ramos explicado a los niños

En los cuarenta días que preceden a la Pascua y a partir de la celebración del carnaval, se representan varios momentos clave de la tradición católica. El Domingo de Ramos representa uno de estos momentos altamente simbólicos, el día en que Jesucristo es recibido por una multitud que vitorea en Jerusalén. Las palmas que se bendicen en la iglesia en este día son las mismas que se agitaron para saludar la entrada del Redentor en la ciudad.

El valor de la Semana Santa para los niños

Durante la semana santa tienen lugar precisos ritos que reproducen los pasajes salientes hasta la celebración de la Pascua de Resurrección. El jueves se recuerda el momento de la Última Cena que Jesús consume junto a sus Apóstoles. Este es el día en que Cristo lava los pies de sus apóstoles como signo de profunda humildad. Y así sucede también en la iglesia durante la misa del jueves en la que se celebra el lavatorio de los pies. Este es también el momento en que se preparan los Sepulcros, pequeños platos en los que se hacen germinar las semillas de trigo para ser ofrecidas en el altar.

El viernes recordamos la Pasión, o sufrimiento, de Cristo en la Cruz. Un momento de fuerte carga emotiva, pues durante la celebración se representa el sufrimiento extremo al que es sometido Jesús antes de su martirio en la Cruz. En los pueblos y en las diócesis, la representación de la Pasión de Cristo se escenifica por las calles de la ciudad, recorriendo las doce estaciones del Vía Crucis.

El sábado es el día de luto por la muerte de Cristo. El domingo es en cambio el momento de resurrección y celebración para celebrar el paso de la muerte a la vida. El lunes, también llamado «del Ángel», es el momento en que se celebra la aparición del Ángel, anunciando el milagro de la resurrección.

¿Cuál es el significado de los símbolos de Pascua?

LA simbolos de pascua se basan en diferentes tradiciones y permiten que los niños hablen en un idioma que entienden. Huevos, paloma, conejo y cordero son los símbolos vinculados a Cristo pero también a la fertilidad y renacimiento que se representa con este ritual. LA simbolos de pascua se puede jugar fácilmente para acercar a los niños a la comprensión del significado profundo con la ayuda del juego.

Los más pequeños pueden utilizar el Símbolos de Pascua para colorear familiarizarse con los temas que impregnan este período. LA juegos para niños de 6-7 años pueden ser más elaboradas y ofrecer el pretexto para reflexionar sobre el valor más profundo e íntimo de esta celebración. La preparación de los Sepulcros es perfecta para reflexionar sobre el valor de la vida y el cambio, aprovechando la oportunidad que ofrece la metáfora de la oscuridad por la que deben pasar las semillas antes de dar vida a sus retoños.

Allí Semana Santa Religiosa representa una preciosa oportunidad para reflexionar sobre el valor de la vida y los comportamientos implementados. Ofrecer al niño una razón más profunda y elevada para cultivarse puede ser una rica fuente de inspiración y virtud.