¿Cuáles son los juegos adecuados según la edad?

¿Hay alguna manera de determinar qué juego es el más adecuado para un grupo de edad? Veamos qué opinan los pediatras del Hospital Bambino Gesù de Roma

Según los médicos que se ocupan de la infancia, el juego, como es bien sabido, no es sólo pura diversión, sino que es el canal a través del cual los niños se relacionan con los demás y con el resto del mundo, por tanto, una forma de crecer de la forma más equilibrada. posible.

Por eso es recomendable no cometer errores y optar por el indicado para la edad del niño, ya que, de lo contrario, se corre el riesgo de obtener un efecto erróneo, o de provocarle una gran frustración al niño: si se regala un juego adecuado para un niño de 12 años a un niño de ocho años, el resultado será hacer que el niño se sienta incapaz de hacerlo.

Otro aspecto importante a tener en cuenta es, por el contrario, el de no hacer distinción entre hombres y mujeres, ya que cada uno tendrá que elegir de forma independiente el juego más adecuado a sus gustos.

A partir de 4 meses

Los pediatras se saltan los primeros meses de vida del niño, que en este momento de su vida tiene la única necesidad de entrar en contacto con el cuerpo de la madre y el padre, mantener siempre el contacto visual con los padres y por tanto sentirse protegido: no juegos excepto maripositas con las manos, cara oculta y similares, siempre regulando con las reacciones del pequeño.

Sin embargo, a partir de los 4 meses, el niño comienza a desarrollar los cinco sentidos, por lo que necesita entrar en contacto con objetos, que toca y muchas veces incluso se lleva a la boca. Los pediatras argumentan que el camino correcto es seguir lo que dice el método Montessori, es decir, crear la llamada «canasta del tesoro».

Bastará con colocar algunos objetos de uso común dentro de un recipiente, optando por diferentes formas y materiales, para que el niño experimente un retorno táctil diferente: por ejemplo, una brocha de maquillaje, una brocha, un rollo de cinta adhesiva y así sucesivamente, hasta que el pequeño las entienda bien.

En este punto puedes ir reemplazándolos por otros, que estimulen de nuevo el interés del niño.

De 12 a 18 meses

Cuando los niños tienen al menos un año, su objetivo principal es imitar todas las acciones que realizan sus padres, como darles comida o bebida, que pueden reproducir en un muñeco.

Por tanto, a partir de esta edad pueden interactuar con objetos de uso común, que naturalmente tendrán que maniobrar bajo la atenta supervisión de los adultos.

A partir de 2 años

Una vez que cumplen 2 años, los niños ya han desarrollado todas sus habilidades y pueden usar su imaginación para imaginar que son todo lo que pueden soñar: un superhéroe, un personaje mágico, una mamá y un papá, etc.

Hablamos de lo que se denomina “juego simbólico”, fundamental para ayudar a los niños a comprender su potencial y a comunicarse con los demás: no un simple ejercicio de la imaginación, por tanto, sino una forma de expresar las propias emociones.

A partir de 3 años

A la edad de 3 años, los niños ya pueden crear sus propias historias, por lo que pueden interactuar fácilmente con sus compañeros. Si decides darle un juego a tus hijos, por lo tanto, además de mantener siempre el tema de la edad, también es recomendable optar por un pasatiempo bastante neutro, es decir, que les lleve a explotar su creatividad.

Esto no solo evitará que se sienta frustrado, sino que también le permitirá ponerse a prueba, desarrollando aún más sus propias aptitudes. Otra sugerencia muy importante también es no encerrar a tus hijos en los estereotipos de «masculino» y «femenino», por lo que es bueno dejarlos libres para que realicen diversas actividades, sin poner el sexo como límite.

¿Juegos o libros?

Asumiendo que la lectura es un elemento fundamental en la educación de los niños, es recomendable optar por aquello hacia lo que tus hijos se sientan más orientados. El consejo es no descuidar nunca el libro, por lo tanto empujar hasta a los más reacios a acercarse al papel, tal vez eligiendo como temas los preferidos por los chicos o las chicas.

A continuación, puede seleccionar un juego que incluya la lectura o agregar al pasatiempo que su hijo también requiere un libro para estimular el conocimiento. Para las chicas, por ejemplo, puedes optar por uno de los juegos LOL que se venden online, que son tan populares, pero con la promesa de leer también un texto agradable.

No debe ser un chantaje, sino un estímulo que, hay que recordarlo siempre, llevará a los más pequeños a ser cada vez más conscientes y les proporcionará las herramientas necesarias para ejercer sus derechos como adultos en el futuro.

Videojuegos: ¿sí o no?

Llegamos al quid de la pregunta: juegos sí, pero ¿videojuegos? Mantener a los niños alejados de lo que ahora es el entretenimiento favorito de grandes y pequeños es bastante difícil: ¿cómo comportarse entonces?

Según los pediatras, la edad mínima a partir de la cual es preferible entrar en contacto con los videojuegos es de 6 años: por debajo de este umbral se corren grandes riesgos para niños y niñas. También es necesario verificar que no se trate de juegos con temas violentos o poco educativos, por lo que es bueno que siempre haya adultos para supervisar.

Además, los médicos subrayan la importancia de no exagerar con las horas que pasan frente a la pantalla: en esencia, uno no debe «estacionar» a sus hijos a merced de estos juegos, pero no más de 60 minutos serán suficientes, para luego dejar a los niños al aire libre.