Cuatro cosas que debes saber antes de comprar un quad

Hay una serie de aspectos a evaluar cuidadosamente antes de comprar este medio de transporte y aquí te presentamos los más relevantes.

La idea de dar vueltas en un quad te fascina y llevas tiempo pensando en comprar uno, nuevo o usado da igual, siempre que sea bonito y funcional. Quizá frenes un momento tu entusiasmo antes de comprar el vehículo, puede haber cosas que desconozcas y que sería bueno saber en su lugar. En resumen, no basta con tener el dinero necesario para comprar el quads más vendidos pero para entender lo que queremos decir, deberías leer nuestro artículo hasta el final, quizás descubras algunas cosas interesantes.

necesitas una licencia

En primer lugar, debe saber que necesita una licencia de conducir para conducir un quad. Si no lo tienes, hay dos posibilidades: la primera es conseguirlo, la segunda es volver a montarte en una bicicleta. ¿Pero exactamente qué licencia necesitas? Hasta 2012, A y A1 eran suficientes, pero ahora es necesario estar en posesión de una licencia B o B1.

Claramente no es lo mismo tener la B1 que tener la licencia B, hay limitaciones en el primer caso. Como probablemente sepa, el B1 se puede obtener a la edad de 16 años, pero esto brinda la posibilidad de conducir solo quads con una masa máxima en orden de marcha de 400 kg y una potencia de 15 kW. Los adultos, por su parte, pueden obtener el carnet B con el que podrán conducir quads con un peso máximo en vacío de 3.500 kg.

El quad debe estar asegurado

¿Te preguntas si es necesario asegurar tu quad? No es necesario, es obligatorio. Por eso, antes de comprar, saca cuentas de tu bolsillo teniendo en cuenta un gasto fijo anual (neto de incrementos). No podemos darte ninguna indicación, ni siquiera aproximada, de cuánto cuesta asegurar el vehículo porque las tarifas varían mucho según la ciudad donde vivas.

Otro factor que determina el precio es la edad, por ejemplo los mayores de 26 años pagan algo menos que los conductores más jóvenes (imagínense dos personas de la misma ciudad). Luego está la clase de mérito a considerar, por lo que si ha causado un accidente en el pasado, pagará más. Si el quad es el primer vehículo que aseguras, puedes acogerte a la ley Bersani y obtener la clase de mérito más baja de la familia.

Para ahorrar dinero, es recomendable comparar las diferentes tarifas que ofrecen las compañías competidoras, hacer estimaciones y tal vez tratar de obtener un precio con descuento, en resumen, incluso si se comunica con la compañía de seguros que nos da la estimación más baja, no aceptará el primera propuesta, es muy probable que le hagan una segunda más ventajosa.

Quad usado

Mientras compre un quad nuevo, recién salido del concesionario, está bien. Los quads nuevos, sin embargo, cuestan dinero y no todo el mundo tiene el dinero necesario. En este caso siempre hay usado pero hay que tener mucho cuidado porque se corre el riesgo de comprar una chatarra que podría hacerte gastar tanto dinero en constantes reparaciones como para ser un mal negocio, aunque en el momento de la compra pensaste haber obtenido un precio ventajoso.

Hay que tener en cuenta que por su naturaleza se abusa mucho de los quads ya que se utilizan para rutas fuera de carretera. Es mejor hacer una serie de comprobaciones. Lo primero que se te viene a la cabeza es solicitar una búsqueda a la PRA para que gastando unos euros sepas a ciencia cierta por cuántas manos ha pasado. Este es solo un paso preliminar que no nos dice nada concreto sobre la confiabilidad del vehículo, pero aún así nos hace mantener la guardia alta en el caso de tantos pasos. Por ejemplo, ¿por qué tanta gente se deshizo de él?

Lo mejor será que hagas que un mecánico de confianza le eche un vistazo al motor. También se debe revisar el sistema eléctrico, así como el chasis. Solicite la documentación de las intervenciones realizadas por los talleres autorizados, de esta manera podrá saber con certeza cuántos kilómetros tiene el motor en la grupa y qué tipo de reparaciones se han realizado. Si la documentación antes mencionada no te la pueden mostrar o peor aún, no te la quieren mostrar, quizás sea hora de desistir y buscar otra cosa.

En definitiva, habrás entendido que pagar poco por la compra de un quad no siempre es una ganga y que en el peor de los casos un vehículo usado podría costar casi tanto como uno nuevo, momento en el que decidirás revenderlo a algún otro comprador ingenuo que no ha leído nuestro artículo.

necesitas un casco

Si te preocupa tu peinado, lamentamos decirte que el uso de casco es obligatorio a bordo del quad. Además, el casco debe estar homologado. Llevarlo no es solo una obligación legal sino también un gesto de sentido común porque el hecho de que el vehículo tenga cuatro ruedas no excluye la posibilidad de sufrir un accidente, incluso grave.